TecnoXplora » Apps

Apps

Google endurecerá las condiciones de uso del GPS del móvil a las apps de terceros, ¿por qué?

Esas nuevas condiciones entrarán en vigor con la próxima revisión que preparan los de Mountain View de su Play Store de Android.

Ubicación en Google Maps

Photo by NESA by Makers on Unsplash Ubicación en Google Maps

Publicidad

Es evidente que las compañías propietarias de sistemas operativos y servicios asociados a ellos están cada vez más preocupadas por nuestra privacidad y los permisos que concedemos. Y no porque estén convencidos de ello, sino porque somos los usuarios los que estamos despertando al ver cómo la información que generamos a diario se utiliza y mercantiliza de infinidad de maneras.

Es por eso que, antes de que llegue el tsunami de usuarios enfadados que acaben desenchufando sus dispositivos, prefieren poner ellas los límites a esas aplicaciones de terceros que, amparadas en los permisos que concedemos, terminan por convertir nuestros teléfonos y tablets en una mina de datos con los que trabajar y lucrarse.

Es por eso que ya en Android 10, Google ha cerrado un poquito más el grifo, al concederle todo el poder a los usuarios para retirar fácilmente esos permisos de localización que se todavía son insuficientes. Al menos, si nos atenemos a las medidas que preparan los de Mountain View de cara al nuevo sistema operativo que llegará a finales de este mismo año.

Permisos temporales a la ubicación

Ha sido gracias a las noticias que se han producido alrededor de Android 11, que es es (casi) oficial, cuando hemos podido conocer que Google va a darnos más herramientas todavía para controlar cómo acceden las aplicaciones a la ubicación del terminal. No solo dándonos a conocer si está haciendo uso del GPS en segundo plano, sino concediendo permisos para un periodo de tiempo muy concreto.

Google Play Store | europafm.com

No solo podremos escoger ese espacio de tiempo en el que concedemos los permisos a la aplicación, sino que la propia Google va a imponer unos controles más férreos en los próximos meses, con la introducción de cambios significativos en las condiciones de uso de la tienda digital de Android. ¿Esto qué supone? Pues que para dar el OK a la publicación en la Play Store de una nueva aplicación, éstas tendrán que cumplir una serie de requisitos elementales: ¿queda claro a los usuarios cómo y cuándo utiliza la ubicación del dispositivo? ¿Avisa al dueño del teléfono de cuándo se está utilizando esa ubicación en segundo plano? ¿Esos permisos que se le van a conceder tienen utilidad directa en el fin último para el que fue desarrollada la aplicación? Y finalmente, ¿tendrá el usuario la misma experiencia de uso de esa app si no concede los permisos que se le solicitan?

Todos los criterios anteriores serán utilizados por Google para frenar esa costumbre de pedirnos permisos de acceso a cualquier función de Android, aunque no tenga nada que ver con su cometido original. Una práctica que a muchos siempre les dejó la duda de si se hacía para beneficio del servicio o para recoger datos de todo tipo que más tarde podrían ser utilizados con fines comerciales.

Esa nueva política de uso llegará, presumiblemente, en el mes de abril, aunque los de Mountain View darán una serie de plazos a los desarrolladores para cumplirlos todos. En mayo, éstos podrán pedir la revisión de sus apps; para el 3 de agosto las nuevas aplicaciones que se intenten publicar en la Play Store tendrán que superar estas nuevas políticas de uso de las políticas de ubicación; y por último, el 2 de noviembre no habrá en la tienda digital apps que no respeten esa nueva política de servicio. ¿Más tranquilos?

Publicidad