La ubicación en el móvil es una de las características más importantes, tanto a nivel práctico, ya que potencia las posibilidades de las apps, como cuando hablamos de la privacidad. La ubicación es uno de los aspectos que con más celo guardamos los usuarios, y no queremos que ninguna app sea capaz de acceder a ella sin nuestro consentimiento. Hasta ahora era posible denegar o permitir el acceso a la ubicación de las apps, pero ahora tenemos una tercera opción que nos parece bastante interesante, y que queremos compartir con vosotros.

Ubicación solo cuando se utiliza la app

Esta es una solución intermedia que nos permite mantener esos privilegios para las apps, pero solo cuando las estamos utilizando. De esta manera, podemos darle un permiso intermedio que limita mucho el poder de cada aplicación. Normalmente hasta ahora, era tan sencillo como denegar o permitir el acceso a la ubicación. Lógicamente eso daba pie a que algunas apps accedieran a esa ubicación cuando no las estábamos utilizando, y cuando realmente no es necesario dárselo. Por esa razón, ahora existe esta tercera opción en las opciones de Android, que nos permite mantener el control sobre la ubicación.

Seleccionando la ubicación de las apps | Tecnoxplora

Ahora lo que debes hacer entrar en los ajustes y pulsar sobre el menú habitual de ubicación. Ahora dentro de este debes pulsar sobre “permiso de las aplicaciones” para acceder a la lista de apps que están instaladas y sus respectivos permisos. Estas ahora se dividen en tres grupos, las que tienen permitido el acceso a la ubicación siempre, las que lo tienen denegado y las que tienen acceso solo cuando están en uso. Eso es lo que nos interesa a nosotros, que esta ubicación solo se pueda facilitar en el momento que estemos utilizando la app.

Para cambiarlo solo tienes que pulsar sobre la app a al que quieres cambiar estos privilegios. Y una vez dentro elegir la opción de “permitir si la aplicación está en uso” de esta manera nos garantizamos que la app solo cuente con nuestra ubicación cuando realmente la estemos utilizando, y no en segundo plano. No es la primera vez que conocemos que algunas apps han accedido a datos de ubicación sin tener realmente la necesidad para ello cuando estas no se estaban ejecutando. De esta manera nos garantizamos que la app nunca pueda acceder a la ubicación fuera de su funcionamiento habitual, que es lo más lógico y coherente.

Estos ajustes siempre los podrás cambiar en cualquier momento. Y es evidente que hay apps como Google Maps que necesitan el acceso a la ubicación en segundo plano mientras las utilizamos en el coche con otras apps. Pero muchas otras aplicaciones no necesitan permisos de ubicación mucho más allá de lo estrictamente necesario mientras no estamos utilizando las apps, como veis es un ajuste sencillo de manejar pero que puede aumentar la seguridad de una manera sencilla.