TecnoXplora » Apps

MÁS TIEMPO EN WHATSAPP QUE CON LOS AMIGOS

Los adolescentes enganchados a WhatsApp se comportan como ludópatas

El uso compulsivo de apps de mensajería puede afectar negativamente al rendimiento académico de los adolescentes, según un estudio psicológico realizado en Estados Unidos.

Publicidad

Javier Pérez Rey | @javierperezrey Vídeo: eÑe | Madrid
| 26.10.2015 22:51

Que los adolescentes están enganchados a WhatsApp, Snapchat o Instagram no es un secreto, ya que tienen acceso a un teléfono cada vez más jóvenes. Ya es muy habitual poner a los más pequeños a ver dibujos en la tablet o el smartphone desde que nacen (de hecho los dibujos son los contenidos más vistos en Youtube en España). Seguramente los adolescentes del futuro ya verán los emails y los SMS como algo prácticamente anacrónico.

Pero volvamos a los de ahora, los que suelen mandar más de un centenar mensajes de media a través de apps de mensajería al día. Muchos de ellos pasan más tiempo mirando estas pantallas que hablando por teléfono o reuniéndose con amigos.

Un estudio psicológico realizado entre 400 estudiantes ha concluído que los que escriben compulsivamente por WhatsApp, Line o Telegram tienen mucho en común con los adictos al juego. Esto incluye transtornos como la pérdida del sueño esperando respuestas y la ansiedad por retocar el texto enviado o por evitar que los padres o profesores les pillaran abusando de mandar mensajes de texto. Por no hablar de la frustración cuando no hay batería o algún adulto les ha confiscado el móvil...

La psicóloga Kelly M. Lister-Landman, del Delaware County Community College, analizó junto a varios colegas el uso de esta forma de comunicación en chicas de un entorno semirural de EEUU, según recoge la investigación publicada en 'Psychology of Popular Media Culture'

La conclusión principal es que la naturaleza compulsiva de escribir mensajes de texto es algo peor que la cantidad o la frecuencia. Porque los psicólogos también preguntaron por las notas de estas alumnas y comprobaron que las más obsesivas tenían peor rendimiento académico.

Este no es el primer estudio que analiza la relación entre el uso excesivo de teléfonos, redes sociales u ordenadores en adolescentes, tal y como recoge 'The New York Times' en un blog.

Uno demostraba que cuanto más tiempo se pasaba en Facebook más bajas eran las notas en matemáticas. Otros encontraron que los universitarios que usaron el móvil durante la clase tomaron peores apuntes o retenían menos información durante una conferencia. Por no hablar de los problemas del sueño que puede producir usar dispositivos móviles.

Este estudio sobre mensajería instantánea tiene una muestra muy pequeña y con un único cuestionario. Los siguientes deberían basarse en la observación directa de las distracciones, la monitorización de teléfonos, entrevistas a los padres y el análisis más profundo del impacto de la multitarea en el rendimiento.

Publicidad