Antonio Garamendi, presidente de la CEOE ha asegurado que, para la patronal empresarial, lo óptimo es que "los políticos adoptaran un poco de responsabilidad": "Los ciudadanos hemos votado moderación y pensamos en la suma que se daba, que salía un Gobierno de coalición de centro izquierda. Pensamos, después, que era bueno que el PSOE gobernara en solitario, después esta vía, y si no hay acuerdo pues que haya otra vez elecciones".

"A nosotros los extremos no nos gustan. A nosotros nos gustan los partidos que están en el centro, en el centro derecha o en el centro izquierda, porque la economía y el empleo se mueve mejor dentro de la moderación que da estabilidad al país", ha continuado.

A cuesta de las palabras de Pablo Iglesias asegurando que "los jefes de la CEOE tienen conciencia de clase" y que "el CEOE no quiere a Unidas Podemos en el Gobierno", Garamendi ha asegurado que "cuando hablamos de clase de o no clase, los que están dentro de la clase son los políticos que están en el Congreso".

Una de las peticiones de la formación de Iglesias es la derogación de la reforma laborar o la creación de una banca pública, respecto a lo que el presidente de la CEOE ha apuntado que les ha gustado lo que ha planteado el Gobierno socialista respecto a la reforma laboral: "El diálogo social".

"Los sindicatos y los empresarios son los que dan la paz social que es la mejor infraestructura del país. Es muy importante en el caso de la economía que haya acuerdos potentes entre los sindicatos y la patronal. Nadie está diciendo que no haya que hablar del nuevo Estatuto de los trabajadores, pero todo lo que se pueda hablar con consenso y desde la gente que sabe las cosas, siempre será mejor", ha concluido.

Además, Garamendi ha negado haber mantenido reuniones para presionar en la formación de Gobierno: "Si fuéramos tan importantes y tuviéramos tanto peso ya habría Gobierno. Solo hemos salido y hemos dicho lo que pensamos que es mejor para nuestro país. Dicho eso, yo no he llamado a nadie ni estoy presionando a nadie, ni esas grandes empresas me ha llamado a mí para presionarme. Eso no quiere decir uqe nosotros no tengamos un contacto directo con el Gobierno. Seguimos trabajando porque el país no se puede parar. Yo no estoy maquinando para que se hagan cosas porque la responsabilidad es de ellos, no nuestra".

El presidente de la CEOE ha asegurado que no hay ninguna incorporación de la exministra Fátima Báñez en su equipo de asesores personales y, aunque asegura que "no le importaría nada", rechaza que haya "nada firme".