Manuel Burque acude a pedir la ayuda de "los españoles de bien" que "todavía están con dios", porque "si la religión nos ha dado esperanza, canciones de misa pegadizas y riquísimos huesos de santo, ¿cómo no vamos a devolvérselo dándoles un poquito de dinero?".

Así, el colaborador de El Intermedio hace una colecta para evitar que los ateos destruyan la iglesia católica. Entre los viandantes, una mujer asegura que le parece una idea "perfecta", aunque no da "mucho" dinero a la iglesia porque "ya tiene".

"Yo cuando voy a misa, en el cestillo siempre doy algo", asegura, añadiendo que "marca la casilla de la iglesia": "Yo paso por una iglesia y normalmente siempre entro. A San Judas voy los miércoles, que dicen que da trabajo".

Además, la entrevistada asegura que no es beata, y que tiene "pecados veniales, pero mortales no" y que cree "en dios, en los santos y en la virgen", aunque "en los curas algunos, en otros no".

Otros momentos destacados

Manuel Burque también se ha encontrado con un joven en su camino que no entiende cómo El Intermedio "pretende ayudar a la iglesia" siendo un programa "anticristiano y herético".

Anteriormente, el colaborador de El Intermedio había entrevistado a César Tejedor, el responsable de la asociación 'Europa Laica', una persona que según augura Burque, "seguramente vaya directa al infierno".