Emmanuel Macron fue anoche reelegido presidente de Francia y le ha ganado el pulso de nuevo a la ultraderechista Marine Le Pen al obtener el 58,54 % de los votos sobre su rival en la segunda vuelta de las presidenciales, según los resultados oficiales del Ministerio del Interior con el escrutinio completado. Le Pen ha obtenido el 41,46% de los votos.

Se trata de la primera reelección de un presidente desde la victoria de Jacques Chirac en 2002, aunque cabe destacar que esta segunda vuelta de la elección presidencial se ha caracterizado por la baja participación (71,8%), que sería la menor en 53 años, desde los comicios de 1969. Este dato refleja el rechazo a ambos candidatos y el desinterés de una parte del electorado.

Hace cinco años, el liberal Macron sacó a Le Pen una ventaja de diez millones de votos a Le Pen, una cifra que se ha reducido a la mitad en esta ocasión. El candidato de La República En Marcha ha obtenido más de 18 millones de sufragios, frente a los más de 13 millones obtenidos por su rival directa, Marine Le Pen.

Junto a sus seguidores, el candidato de La República en Marcha ha festejado la victoria en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, y ha dicho que en esta nueva legislatura "escuchará el silencio de los abstencionistas" y responderá a las razones "de la cólera" de quienes han apoyado a su rival, la ultraderechista Marine Le Pen, para tratar de atajar las heridas del país.

Y es que en estos comicios presidenciales se ha vivido un nivel de apoyo sin precedentes para la ultraderecha, que ha obtenido el 40% de los votos. Macron, con entre 15,2 y 16,4 puntos de diferencia sobre su rival, ha agradecido así, además de a sus votantes, a quienes le han apoyado solo para "bloquear" a la extrema derecha, así como a quienes se han abstenido.

"Tendremos que ser benévolos y respetuosos porque nuestro país está plagado de tantas dudas, tantas divisiones", ha defendido. "Nadie se quedará en el camino. Dependerá de nosotros trabajar juntos para lograr esta unidad que nos permitirá vivir una vida más feliz en Francia. Los años venideros ciertamente no serán tranquilos, pero serán históricos", ha declarado.

Las claves de su victoria

Antoine de Laporte, analista político de la Fundación Jean-Jaurès, ha dado en Al Rojo Vivo las claves que explican la victoria electoral del presidente de Francia, Emmanuel Macron, frente a la líder de ultraderecha Marine Le Pen.

"Macron ganó ayer porque benefició del frente republicano y el cordón sanitario de la izquierda y la derecha moderada y parte del electorado de Jean-Luc Mélenchon", ha aseverado el especialista. El presidente, ha explicado, aprovechó el voto de las grandes urbes y también de las personas de mayor edad, que acudieron a votar en mayor proporción que los jóvenes. Por su parte, Le Pen conquistó a las clases populares y obreras, que la habrían votado de manera mayoritaria.

"Macron movilizó más en contra de Le Pen. No ganó solo por él, sino porque los electores franceses no querían a Le Pen. Es una victoria frágil, no de adhesión a su proyecto, sino de rechazo a Le Pen", ha subrayado.

Si bien el frente republicano sigue funcionando, De Laporte apunta que evidencia síntomas de agotamiento. Tampoco es buena señal la alta abstención, votos nulos y en blanco que se registraron. "Son más que los votos a Le Pen. Esto significa que hay una desconfianza en las instituciones mayor al voto a Le Pen", ha detallado.

Pese a todo, la derrota electoral, apunta el experto, es "casi una victoria política", puesto que nunca la ultraderecha había sido tan fuerte en unas elecciones presidenciales: "Le Pen puede intentar construir una oposición de derechas conservadora y nacionalista a Macron".

Ahora el horizonte están las legislativas de junio de este año y las presidenciales de 2027. Las primeras, porque Jean-Luc Mélenchon, líder de la izquierdista Francia Insumisa, las ha presentado como una suerte de tercera vuelta y aspira a convertirse en primer ministro. Las segundas, porque Macron no puede presentarse a un tercer mandato y Le Pen tendría vía libre para presentarse "con la imagen de jefa de la oposición".

Le Pen vaticina "un gran cambio"

La líder de Agrupación Nacional, Marine Le Pen, ha calificado de "histórico" el resultado obtenido en las elecciones presidenciales de este domingo, en la medida en que considera que sienta las bases de "un gran cambio" y anticipa una "gran batalla electoral" en junio, con motivo de los comicios parlamentarios.

Le Pen, que ha reconocido su derrota apenas unos minutos después de la difusión de las primeras proyecciones de voto, ha comparecido ante sus seguidores con un discurso optimista. En su opinión, los resultados que anticipan las estimaciones son ya "una gran victoria".

"Millones de compatriotas han apostado por el cambio", ha destacado Le Pen, que pese a la derrota firma el mejor resultado de la ultraderecha y supera los datos que ella misma obtuvo en 2017, cuando se enfrentó también con Macron.

Le Pen se ha erigido como representante de la Francia "olvidada" y ha tenido palabras de especial agradecimiento para los votantes de provincias y los de ultramar, que parecen haberle concedido la victoria en esta segunda vuelta.