Llamas de más de dos metros de altura en el corazón de la Gran Vía madrileña, la azotea del hotel Gran Vía Capital ardía a primera hora de la mañana de este lunes.

El fuego estaba localizado en la planta superior del edificio donde se encontraban los equipos de refrigeración del hotel. Su combustión provocó esta enorme columna de humo negro, visible a kilómetros de distancia.

El fuego se controló con rapidez, pero el suelo de teka de la azotea complicó los trabajos de extinción. El acceso se produjo una hora después, dejando a un bombero herido por intoxicación. Un fallo eléctrico podría estar detrás de este espectacular incendio, que ha dejado una insólita imagen del centro de la capital.