Tras meses de espera, ya se conoce la sentencia del juicio del procés a los líderes independentistas. Cuatro de los juzgados han sido condenados por sedición y malversación, otros cinco por sedición y los otros tres restantes, por desobediencia. El Alto Tribunal descarta finalmente el delito de rebelión, que era el que conllevaba las penas más cuantiosas.

Oriol Junqueras ha recibido la condena más dura, 13 años de prisión y otros 13 de inhabilitación absoluta por sedición y malversación de fondos públicos, mientras que Sànchez y Cuixart tienen penas de 9 años. Por su parte, Raül Romeva, Jordi Turull y Dolors Bassa ha sido condenado a 12 años de prisión y 12 de inhabilitación absoluta por un delito de sedición en concurso medial con malversación.

Asimismo, el Supremo condena por el delito de sedición a Carme Forcadell a las penas de 11 años y 6 meses de prisión e igual tiempo de inhabilitación absoluta; a Joaquim Forn y Josep Rull, a las penas de 10 años y 6 meses de prisión y 10 años y 6 meses de inhabilitación absoluta; y a Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, a las penas de 9 años de prisión y 9 años de inhabilitación.

En cuanto a Santiago Vila, Meritxell Borràs y Carles Mundó, son condenados cada uno de ellos como autores de un delito de desobediencia a las penas de 10 meses de multa, con una cuota diaria de 200 euros, y un 1 año y 8 meses de inhabilitación especial.

La sentencia absuelve a los acusados Joaquim Forn, Josep Rull, Santiago Vila, Meritxell Borràs y Carles Mundó del delito de malversación.

Según dicta la sentencia, la Sala da por probada la existencia de violencia, pero "no basta la constatación de indiscutibles episodios de violencia para proclamar que los hechos integran un delito de rebelión".

Además, considera que "todos los acusados eran conocedores de que lo que se ofrecía a la ciudadanía catalana como el ejercicio legítimo del derecho a decidir, no era sino el señuelo para una movilización que nunca desembocaría en la creación de un Estado soberano".

La primera reacción desde el Gobierno ha llegado por parte del ministro de Fomento Ábalos, quien considera que "la reacción que cabe esperar de alguien que respeta la separación de poderes es el respeto a la sentencia, acatamiento y cumplimiento de la misma".

Respuesta del Govern: "desobediencia civil"

La respuesta de la Generalitat ya la adelantó Quim Torra el pasado martes en el Parlament. Dijo que apoyaría la vía de la desobediencia civil en las instituciones. En cualquier caso, insistió en que sería el Parlament el que tomara la decisión.

"Siempre he dicho que ante la sentencia de este juicio haremos una propuesta al Parlament, donde radica la soberanía del pueblo de Cataluña, y que es el que debe tomar las decisiones correspondientes", dijo el president de la la Generalitat en la sesión de control al Govern.

Anunció algunas ideas para afrontar la sentencia si es condenatoria: "Firmeza, serenidad, responsabilidad, determinación y sin salir de lo que nos ha hecho fuertes, que es el único camino, que es el del voto y la palabra, esta es la fórmula con la que el Govern afrontará estos días". Y ha augurado que el fallo del Supremo será "un torpedo a la convivencia".

El Parlament, en septiembre, aprobó una resolución de la CUP -con apoyo de JxCat y ERC- en la que se reivindicaba la "legitimidad de la desobediencia civil e institucional" para defender "derechos civiles, políticos y sociales". El Parlament también aprobó resoluciones en defensa de una amnistía para los condenados. Resoluciones que el Gobierno anunció que llevaría al Constitucional. Desde los ayuntamientos catalanes, los partidos independentistas también promoverán iniciativas para reaccionar a la sentencia.

Advertencia del Estado

Desde el Gobierno en funciones se criticó esa defensa de Torra a la desobediencia: "No conoce cuál es su lugar institucional", le afeó la vicepresidenta, Carmen Calvo, en una entrevista el pasado jueves. E insistió en que su labor es "gobernar y trabajar para todos los catalanes", también para los no independentistas, que, ha recalcado, son mayoría. Ante la posible contestación en las calles de Cataluña, Calvo aseguró que el gobierno está "ampliamente preparado" para garantizar la seguridad, la tranquilidad y la convivencia en la comunidad.

Ábalos: "No vamos a aceptar ningún tipo de desobediencia", en respuesta a Torra.

Contundente también fue el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos: "Evidentemente, no vamos a aceptar ningún tipo de desobediencia, en ningún caso ni en cualquier otra situación", y señaló que "la ley no distingue", por lo que considera que no se trata de un "eximente". "No es un eximente. Ya sé que hay muchas maneras de burlar la legalidad buscando coartadas ideológicas", dijo el pasado jueves.

También se refirió a la aplicación del 155 y advirtió que dependerá de si se dan las situaciones que lo justifican y ha advertido que no puede utilizarse de manera "preventiva". "La aplicación del 155 responde a situaciones muy tasadas y condiciones muy claras. Siempre nos hemos opuesto a utilizarlo preventivamente porque ese no es el sentido", pero a continuación afirmó que "si se producen los supuestos de hecho que justifican y exigen su cumplimiento, lógicamente, habría que hacerlo".

Las entidades soberanistas

Mientras, las entidades soberanistas Assemblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural han convocado 'marchas por la libertad'. Se trata de cinco grandes marchas que se realizarán en cinco etapas de 20 kilómetros, con la que quieren colapsar la red vial principal de Cataluña. Los CDR ya han dicho que se suman.

[[DEST:ANC y Òmnim convocan 'marchas por la libertad" y un "parón inmediato" nada más conocerse el fallo.]]

La ANC, además, ha llamado a los ciudadanos a movilizarse desde el primer momento en que se dé a conocer el fallo con un parón "inmediato". Anima a hacer sentir su voz, ya sea parando el coche y haciendo sonar el claxon si se está circulando; haciendo ruido y protestando en la calle; o saliendo a la calle si se está en el trabajo o en casa.

Piden una participación masiva de la ciudadanía en esta primera respuesta espontánea, así como las posteriores. El mismo día, convocan al soberanismo a manifestarse a las 20 horas en distintos puntos del territorio catalán, aunque por ahora no especifican las ubicaciones de las concentraciones.

Interior envía refuerzos

Desde Ciudadanos, el PSC y el PPC han emplazado al Govern y a los responsables políticos de los Mossos d’Esquadra a garantizar los derechos no solo de quienes se manifiesten sino también de los que no se sumen a las protestas. Societat Civil Catalana (SCC) ya advirtió de que el constitucionalismo responderá con una "ola tranquila de transformación y apertura" frente al "tsunami de insurgencia" del independentismo tras la sentencia del procés.

Los partidos constitucionalistas piden a los Mossos que garanticen sus derechos, e Interior envía casi 2.000 agentes a Cataluña.

Interior ha movilizado a casi 2.000 agentes (entre policías y Guardia Civil) a Cataluña. El Ministerio del Interior ha puesto en marcha este dispositivo tras tener en cuenta los informes de Policía, Guardia Civil y los servicios de Inteligencia. Los agentes se irán desplazando hasta Cataluña para estar ya desplegados el fin de semana.