El patrimonio del rey Felipe VI asciende a más de 2,57 millones de euros, según ha dado a conocer la Casa Real este lunes, en un gesto con el que pretende llevar a cabo un ejercicio de ejemplaridad y transparencia. En concreto, el actual jefe del Estado tiene un patrimonio de exactamente 2.573.392,80 euros.

Este, según Casa Real, está principalmente constituido por las retribuciones que ha percibido de los presupuestos en los últimos 25 años, primero como príncipe de Asturias y posteriormente como rey, por un total de 4.275.796,94 euros brutos.

Del patrimonio de Felipe VI, 2.267.942,80 euros corresponden a depósitos bancarios y participación en fondos y otros 305.450 en objetos de arte, antigüedades y joyas de carácter personal. De acuerdo con el comunicado, el rey no posee patrimonio en el extranjero ni otras propiedades inmuebles.

Según fuentes de Zarzuela, el comunicado en cuestión ha sido trasladado a todos los grupos parlamentarios excepto cinco: el BNG, la CUP, Esquerra Republicana, Junts per Catalunya y EH Bildu, porque estos partidos, apunta Casa Real, "no defienden la Constitución".

De acuerdo con las mismas fuentes, la reina Letizia no hace público su patrimonio porque en su caso no tiene responsabilidad constitucional. Además, apuntan que ahora se hace público el del rey porque querían hacerlo durante esta legislatura y antes no lo han permitido las circunstancias.

Reforma de la Casa Real

Por otra parte, este mismo martes está previsto que el Consejo de Ministros apruebe un decreto por el que se reforma la estructura y el funcionamiento de la Casa Real, según han avanzado fuentes gubernamentales. Este, según las mismas, reforzará la transparencia, la rendición de cuentas, la eficiencia y la ejemplaridad en la Casa Real, "en línea con los principios" del reinado de Felipe VI.

Precisamente, el comunicado con el que Casa Real ha hecho público el patrimonio del monarca incide en que, desde su proclamación, Felipe VI ha iniciado el "camino de la modernización de la Corona para hacerla merecedora del respeto y la confianza de los ciudadanos bajo los principios de ejemplaridad, transparencia, rectitud e integridad en sus comportamientos".

Recuerda la nota cómo en aquella ceremonia, el 19 de junio de 2014, el actual jefe del Estado aseveró que los ciudadanos demandan "que los principios morales y éticos inspiren -y la ejemplaridad presida- nuestra vida pública" y que el rey "tiene que ser no sólo un referente sino también un servidor de esa justa y legítima exigencia de todos los ciudadanos".

Continúa el texto señalando que la demanda de "regeneración pública" por parte de la ciudadanía "inspira y está presente en los mensajes y en las medidas que ha ido adoptando" Felipe VI "para dar cumplimiento a su compromiso de renovar la Monarquía para un tiempo nuevo". Así, señala Zarzuela que la decisión de hacer público su patrimonio está guiada por un "espíritu de servicio y compromiso cívico".