El president de la Generalitat, Quim Torra, ha decidido mantener la pancarta en el Palau de la Generalitat. Así lo ha comunicado la portavoz del Govern, Elsa Artadi: "El president entiende que es libertad de expresión y no está de acuerdo con la instancia de la Junta Electoral Central".

El Govern ha aprovechado este anuncio para cargar de nuevo contra la Junta Electoral, que es "la misma que dice que no hay presos políticos" y que "el 22 de diciembre quería eliminar pancartas que tenían la palabra 'democracia'". Artadi ha explicado en rueda de prensa que el Govern está trabajando con el Síndic de Greuges para analizar jurídicamente la situación con el objetivo de "valorar si se ha de actuar o no, y en el caso de que haya que actuar, dónde y cuándo".

No obstante, la portavoz del Govern también ha señalado que "el president, esté o no de acuerdo con el posicionamiento que tenga el Síndic de Greuges, sí que seguirá las recomendaciones que le dé el organismo" sobre la retirada de los lazos amarillos. Esto significa que si el Síndic, que actúa como Defensor del Pueblo catalán, le insta a retirarla, estaría obedeciendo entonces a una institución catalana. Y así, lo que se lleve a cabo en el Palau de la Generalitat se hará también en los edificios de las consellerias, según han afirmado los consellers.

"En este momento, la decisión es dejar todo como está", ha matizado Artadi. De esta forma, quieren evitar divisiones entre Junts per Catalunya y Esquerra, que sigue apostando por mantenerlos. "No se deberían quitar. Tenemos la obligación de evidenciar esta anomalía que es que haya presos políticos y que se vulneren derechos civiles", ha señalado en declaraciones a Catalunya Ràdio Joan Tardà, portavoz en el Congreso de la formación catalana.

Mientras, han aparecido nuevos lazos amarillos en las farolas ubicadas frente al consistorio de Barcelona. El líder del PP se ha dedicado a retirarlos. "Ni corto ni perezoso, he subido, he cogido las tijeras, he bajado y los he retirado. La ley ya no los ampara y el Ayuntamiento ha de ser de todos", ha apuntado durante una entrevista en Al Rojo Vivo Alberto Fernández, portavoz del PP en el Ayuntamiento barcelonés.

Por esta razón, Esquerra Republicana ha animado al dirigente popular a retirar también símbolos franquistas de las fachadas públicas. La decisión de la Generalitat de Cataluña se ha dado después de que la Junta Electoral Central diera 24 horas más al dirigente catalán para retirar los lazos amarillos y las esteladas de los edificios públicos, plazo que acaba esta tarde.

De lo contrario, según había advertido el propio organismo, acudiría a Fiscalía y Torra podría acabar siendo acusado de un delito de desobediencia. Sobre esta posibilidad, Artadi ha aclarado que ya irán tomando decisiones en función de lo que ocurra. Por su parte, fuentes de Moncloa han asegurado a laSexta que la Delegación del Gobierno enviará un informe con el cumplimiento del mandato de la JEC. Y han recordado que nadie "está por encima de la ley".

Anticipándose a esta decisión de Torra, los líderes de PP y Ciudadanos han exigido al presidente del Gobierno que tome medidas. "No puede ser que Sánchez mire para otro lado; que haga cumplir la ley", ha dicho en un acto Albert Rivera, presidente de la formación naranja. En esta línea, ha instado a Pedro Sánchez a que actúe, ya que "son sus socios".

En la misma línea se ha pronunciado Pablo Casado. Cree que Sánchez le está permitiendo a Torra mantener los lazos "porque necesita sus votos para estar en el poder". Y por ello ha reclamado al presidente del Gobierno que diga claramente si a través de la policía o la delegación del Gobierno va a reclamar que se mantenga la neutralidad "y no que se haga propaganda a través de los que dieron un golpe de Estado".