Fuentes de Génova creen que Ayuso "hace tiempo" que ha cruzado "líneas rojas" con la batalla abierta contra la dirección central del partido y su lucha por el liderazgo del PP de Madrid. El último choque es el provocado a raíz de las cenas de Navidad del PP, que la dirección ha tenido a bien suspender atendiendo a la situación epidemiológica que atraviesa España, a las puertas de estas fechas tan señaladas, con los contagios al alza. Creen que no es momento para fiestas y encuentros masivos.

Pero esta decisión no sentó desde el principio nada bien a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, quien ha protestado en más de una ocasión alegando que "no hay motivos" para cancelar estas celebraciones. Ayuso cree que la medida "criminaliza" al sector de la hostelería y fuentes cercanas a su círculo afirman que la razón de Pablo Casado para cancelarlas es porque la gente solo quería ir a las de Ayuso.

El cruce de declaraciones entre la dirección madrileña y Génova, por este y otros temas, ha llegado hasta tal punto que fuentes de la dirección del PP consideran que Ayuso "se ha pasado de frenada". Estas mismas fuentes creen que el conflicto "no tiene marcha atrás" y no va a parar porque "hay una de las dos partes que no frena". "Se ha pasado de frenada. Es la realidad y conviene no engañarse. Nosotros, mientras, tenemos que hacer oposición", declaran a laSexta.

Y cuando se pregunta si con esta nueva polémica la 'popular' madrileña ha traspasado alguna línea roja, lo tienen claro: "Hace tiempo". Desde Sol, sin entrar a hablar de la contienda, responden: "Que digan lo que les plazca".

Con todo y tras alguna llamada de atención en forma de comunicado a los 'populares', la presidenta regional ha cancelado finalmente la cena de Navidad del PP de Madrid, porque, dice, están "prohibidas" y porque "donde hay patrón no manda marinero".