Primer día de campaña y Pedro Sánchez, en Vitoria, ha anunciado que su partido no hará una "gran coalición con el PP" como ha vaticinado el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias. El presidente en funciones se ha comprometido a no pactar con el PP de Pablo Casado en un acto con candidatos vascos este viernes por la mañana.

Ha asegurado que los votantes progresistas no tienen que tener "ningún temor". "No vamos a hacer ninguna gran coalición con el PP", le ha dicho a Iglesias, a quien seguidamente le ha preguntado: "¿Va a seguir usted bloqueando un Gobierno progresista liderado por el PSOE por quinta vez?" y ha asegurado que los "votantes progresistas de este país se merecen tener una respuesta clara por parte del líder de Unidas Podemos".

Sánchez pregunta a Iglesias "si va a bloquear un Gobierno progresista por quinta vez".

También se ha referido a la campaña en redes para promover la abstención de los votantes de izquierda y señala al PP: "No sé si habéis visto que el PP está haciendo no solamente ya en el pasado la financiación en B, ahora ya hacen campañas en B. Se hacen pasar por votantes de la izquierda decepcionados".

"Ellos con lo que sueñan es con eso, con que no va a votar la gente progresista de este país el próximo 10N. Por eso nos tenemos que conjurar y decirles que por supuesto que vamos a votar al PSOE porque queremos un Gobierno progresista, estabilidad para el país y que España avance", ha añadido Sánchez.

 

Las encuestas les dan la victoria

El candidato del PSOE se ha referido a las encuestas que le dan como vencedor: "Ya nadie duda de que el PSOE va a ganar las elecciones. Las encuestas lo dicen, en las cafeterías lo dicen... pero no nos confiemos. Movilicémonos, no demos por hecho las cosas (...) Del bloqueo se sale votando al PSOE".Y ante una posible alta abstención, "os pido un esfuerzo más, soy muy consciente de que muchos tenéis amigos, familiares que están dudando si ir a votar o no y a quién votar".

Mensaje a los independentistas

Referencias también en su mitin a Cataluña: "La fórmula para resolver la crisis en Cataluña pasa por la legalidad y por el reconocimiento por parte del independentismo de una realidad que es la Cataluña no independentista. No hacen autocrítica y reconocer que ha engañado a la ciudadanía catalana".

A su juicio, lo más importante es que el independentismo "reconozca ese fracaso, la mentira y salga un líder diciendo que efectivamente mintieron, que la independencia no es posible". Y añade: "Los independentistas quieren un gobierno débil en España por razones evidentes. La derecha también".