EXPLICAMOS EL FENÓMENO DE LAS LÁGRIMAS DE SAN LORENZO

EXPLICAMOS EL FENÓMENO DE LAS LÁGRIMAS DE SAN LORENZO

Qué son las Perseidas: el origen de la falsa lluvia de estrellas que el cometa Swift-Tuttle nos regala por San Lorenzo

Popularmente conocidas como "lluvias de estrellas", las Perseidas son restos que se desprenden del cometa Swift-Tuttle, de 26 kilómetros de diámetro y una órbita de 133 años alrededor del Sol. Las llamadas 'Lágrimas de San Lorenzo' se perciben cada año alrededor del 12 de agosto, fecha cercana a la festividad de San Lorenzo que celebramos cada 10 de agosto.

Cada verano, la Tierra se cruza en la órbita del cometa Swift-Tuttle y se encuentra con las partículas que se han desprendido de la cola del progenitor. Al entrar en la atmósfera terrestre brillan como si fuesen estrellas y dejan una estela durante un breve periodo de tiempo.

El fenómeno de las Perseidas cuenta con una Tasa Horaria Zenital de 100, que indica el "número máximo de meteoros que pueden llegar a verse en una hora con las condiciones adecuadas de posición y luminosidad", lo que la convierte en una de las mayores "lluvias" del año.

Para elegir el mejor lugar de observación, es conveniente alejarse de zonas con contaminación lumínica y no tener objetos que dificulten la observación del cielo amplio, como edificios, montañas o árboles.

Los cometas, según describen sus órbitas alrededor del Sol, van arrojando al espacio un reguero de gases, polvo y escombros (materiales rocosos) que permanece en una órbita muy similar a la del cometa progenitor.

Cada cometa va formando así un anillo en el que se encuentran distribuidos numerosos fragmentos cometarios. Cuando la Tierra, en su movimiento en torno al Sol, encuentra uno de estos anillos, algunos de los fragmentos rocosos (meteoroides) son atrapados por su campo gravitatorio y caen a gran velocidad a través de la atmósfera formando una lluvia de meteoros.

La fricción con los gases atmosféricos calcinan y vaporizan los meteoros que aparecen brillantes durante una fracción de segundo formando lo que popularmente se denomina como estrellas fugaces. No se trata por tanto de una estrella sino de una partícula de polvo incandescente.

La altura a la que un meteoro se hace brillante depende de la velocidad de penetración en la atmósfera, pero suele estar en torno a los 100 kilómetros. Sin embargo, el alto brillo y la gran velocidad transversal de algunos meteoros ocasionan un efecto espectacular, causando la ilusión en el observador de que están muy próximos.

Los meteoroides de masa menor al kilogramo se calcinan completamente en la atmósfera, pero los mayores y más densos (de consistencia rocosa o metálica), forman meteoritos: restos calcinados que caen sobre el suelo.

Cada año, a principios de agosto, la Tierra cruza la órbita del cometa 109P/Swift-Tuttle, que tiene un periodo de 133 años y que pasó cerca del Sol por última vez en 1992. Esta órbita está llena de partículas pequeñas, como granos de arena o menores, que han sido liberadas por el cometa en sus pasos anteriores.

Cuando una de estas partículas, que formaron en su día la cola del cometa, entra en la atmósfera terrestre a gran velocidad, la fricción la calienta hasta vaporizarla a gran altura.

Seguro que te interesa

laSexta.com / Europa Press | Madrid | 07/08/2018

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.