Entre las cosas que todos nos hemos preguntado alguna vez está sin duda por qué se arrugan los dedos en el agua. La ciencia tiene una respuesta: los dedos arrugados se producen cuando el sistema nervioso envía un mensaje a los vasos sanguíneos para que se estrechen.

Este estrechamiento reduce ligeramente el volumen de las yemas de los dedos, provocando pliegues que forman arrugas.

En agua caliente (la temperatura óptima es de 40ºC), las yemas de los dedos tardan unos tres minutos y medio en arrugarse; mientras que, a temperaturas más bajas, de unos 20ºC, pueden tardar hasta 10 minutos, según publicó BBC. Sin embargo, la mayoría de los estudios han constatado que se necesitan de unos 30 minutos de remojo para alcanzar el máximo de arrugas.

A diferencia de los que pueda parecer, la piel no es impermeable, cuando pasamos mucho tiempo dentro del agua, se produce un fenómeno de ósmosis por el cual el agua fluye hacia las células superiores de la piel, que absorben el agua. En estas células de la piel se producen simultáneamente efectos de contracción y expansión, lo que provoca arrugas. El proceso está controlado por el sistema nervioso

Puede que esto explique cómo se producen las arrugas, pero la razón por la cual el cuerpo se toma tantas molestias no está tan clara.

Otras teorías sobre por qué se arrugan los dedos en el agua

Aunque la opinión generalizada atribuye el hecho de que se arruguen los dedos de las manos y los pies a reacciones osmóticas locales, no hay solo una explicación. O, más bien, hay teorías que buscan darle más sentido.

Como explicábamos en este artículo de TecnoXplora, el neurobiólogo Mark Changizi, del instituto de investigación sobre inteligencia artificial 2AI Labs, afirma que esta reacción tiene un componente evolutivo detrás. Es decir, que los dedos se arrugan para proporcionar un mejor agarre en condiciones de humedad.

Y no solo eso, según el estudio de Changizi (2011), las arrugas actuarían como "cauces" para expulsar el agua fuera de los dedos.

Por su parte, un equipo de científicos ingleses también intentó demostrar que los dedos arrugados incrementan esta capacidad de agarre. En el experimento, hicieron que unas personas manipularan objetos mojados con los dedos secos, y otros con los dedos arrugados. Los científicos descubrieron que los dedos arrugados permitían a los participantes transferir los objetos más rápidamente, siempre y cuando dichos objetos estuvieran también mojados.

En su opinión, su trabajo aporta pruebas de que “en lugar de ser un efecto secundario accidental de la humedad, las arrugas inducidas por la humedad han sido seleccionadas para mejorar el agarre en condiciones de humedad.

En su opinión, su trabajo aporta pruebas de que "en lugar de ser un efecto secundario accidental de la humedad, las arrugas inducidas por la humedad han sido seleccionadas para mejorar el agarre en condiciones de humedad. Demostramos que su morfología tiene las propiedades propias de las redes de drenaje, lo que permite una eliminación eficaz del agua de la superficie de agarre".

El citado artículo de la BBC hace referencia al estudio en el que con una muestra de población con las manos normales, secas y arrugadas (en remojo en agua caliente durante 30 minutos), los participantes fueron capaces de coger canicas mojadas más rápido con los dedos arrugados.

El estudio concluyó que los dedos arrugados proporcionan un mejor agarre para sujetar objetos. Y un efecto similar en los dedos de los pies nos proporciona un mejor agarre al caminar bajo la lluvia. Se cree que los dedos arrugados también ayudaban a nuestros ancestros a recoger verduras y alimentos mojados de los arroyos.

La razón por la que no se arrugarían los dedos

Si alguien tiene las manos o los pies en agua todo el día y aun así no se arrugan, solo podría deberse a que tuviera un corte del nervio simpático. Esta circunstancia provocaría la pérdida de la función nerviosa que pone en marcha el proceso hasta que los dedos acaban como uvas pasas.

¿Por qué no se arrugan otras partes del cuerpo?

La presencia de queratina en la epidermis de las manos y los pies es mucho mayor que en otras partes del cuerpo. Por lo tanto, el amontonamiento de la piel es menor en otras partes y las arrugas no se producen allí.

Aunque las uñas y el pelo también están hechos de queratina, absorben poca agua durante el baño, por lo que no disminuyen su volumen.