España es uno de los países donde más catedrales hay (sin contar con Italia y Francia, claro está”. La lista asciende a unas 88, más o menos. Bien es cierto que muchas lo fueron en su día y ahora son tan solo reliquias que nos transmiten la historia que hay detrás de esos muros.

Hay de muchos estilos, evidentemente. Las primeras (románicas) fueron levantadas tras la reconquista aunque por aquel entonces ya había alguna basílica. Las más destacadas son las de las capitales, pero hay otras que en su día fueron importantes. De hecho, están ubicadas en localidades de menos de 12.000 habitantes (o que superan ligeramente esa cifra). ¿Los descubrimos juntos?

Ciudad Rodrigo | Pixabay

Ciudad Rodrigo, Salamanca

Esta localidad de la provincia castellano-leonesa cuenta con más de 12.500 habitantes. La catedral está dedicada a Santa María y aunque se comenzó a construir a finales del siglo XII, existen partes que datan del siglo XIII, XIV y, finalmente, XVI. Lo más destacable es el claustro y el conocido como ‘Puerta de las Cadenas’ con apóstoles, así como personajes del Antiguo Testamento.

Jaca | Foto de Mjmingo en Wikipedia, licencia CC BY-SA 3.0

Jaca, Huesca

Este lugar, de unos 12.800 habitantes aproximadamente, guarda una de las catedrales más antiguas en cuanto a estilo romántico en España, y está dedicada a la figura de San Pedro. Fue un sitio absolutamente clave para la difusión del romántico. Su museo, ubicado en el claustro, es uno de los más importantes por su pintura y su escultura. ¡Es una auténtica joya!

Roda de Isábena | Foto de Mmorell en Wikipedia, licencia CC BY-SA 4.0

Roda de Isábena, Huesca

Continuamos en esta provincia de Aragón para centrarnos en este lugar, de unos 60 habitantes nada más y nada menos. Cuando esta región no era reino, era Roda de Isábena la sede episcopal y, por ende, tenía catedral. Fue la primera de Aragón y consagrada en 956. Fue completamente destruida por los musulmanes y su reconstrucción data del siglo XII.

Coria | Foto de José Luis Filpo Cabana en Wikipedia, licencia CC BY 3.0

Coria, Cáceres

Esta catedral está dedicada a la Asunción y muchos son los que creen firmemente que se trata de un edificio que puede datar del siglo I. Lo que es un hecho es que se levantó sobre una casa romana con muchos mosaicos, por lo que se conservan ciertos restos visigodos. El claustro es nada más y nada menos que del siglo XIV mientras que la catedral en sí fue finalizada en el siglo XVI. A pesar de que tiene dos puertas, la más destacable es la del Perdón.

Mondoñedo | Foto de José Luis Cernadas Iglesias en Wilipedia, licencia CC BY 2.0

Mondoñedo, Lugo

Este templo, el de San Martiño de Mondoñedo (siglo VI), es considerado como la catedral más antigua de toda España e, incluso, del sur de Europa. Cuenta con una estructura románica y en este lugar estuvo ubicada la sede episcopal de Mondoñedo, desde 1112. Allí se levantó la actual catedral (siglo XIV), declarado como Monumento Nacional.

Sigüenza | Pixabay

Sigüenza, Guadalajara

Este lugar, de unos 4.356 habitantes, tiene un templo dedicado a Santa María la Mayor, que procede de los siglos XII y XIII. La Puerta de los Perdones es románica, así como la Torre del Gallo. Bien es cierto que tiene ciertos toques neoclásicos, pero su interior está marcado por ese sepulcro del Doncel.

El Burgo de Osma | Imagen de PMRMaeyaert en Wikipedia, licencia CC BY-SA 3.0

El Burgo de Osma, Soria

5.000 habitantes son los que se encuentran en este municipio soriano. La primera catedral fue construida en el siglo XII, aunque fue derribada en el año 1232. Todo para levantar la que conocemos actualmente, de estilo gótico ya que estaba de moda en ciudades referentes como Toledo, León o, incluso, Burgos. Los capiteles, vidrieras y la torre son sencillamente espectaculares.

Astorga | Pixabay

Astorga, León

Está íntegramente dedicada a Santa María y, como característica, debemos tener en cuenta que en el siglo III ostentaba el título de “apostólica”. En un primer instante se trataba de una iglesia completamente prerrománica y, poco después, se convirtió en románica (siglo XIII). La que conocemos actualmente es del siglo XV y cabe destacar esa fachada barroca (s. XVIII) y, por supuesto, su retablo mayor de nada más y nada menos que Gaspar Becerra.