Los castillos irlandeses son famosos en el mundo entero; conjugan a partes iguales belleza y arquitectura e incluso, alguno de ellos es un alojamiento de cuatro estrellas. Vamos a conocer alguno de ellos e, incluso nos apetecería pasar el confinamiento en uno de estos alojamientos. Vamos a viajar a Irlanda y apuntarnos todos estos lugares para una futura visita.

Castillo de Dunluce, Condado de Antrim

Fue la casa de los condes de Antrim y se encuentra muy cerca de Belfast, la capital de Irlanda. Ahora quedan las imponentes ruinas y la fortaleza, de lo que fue este castillo. Este castillo inspiró a C.S. Lewis para crear la capital de Narnia, el país ficticio de la serie Crónicas de Narnia. Se encuentra enclavado en el mismo borde de un escarpado acantilado con el mar lamiendo sus bordes. Es un lugar imprescindible para visitar por su majestuoso emplazamiento y es Patrimonio Nacional de Irlanda.

Castillo de Glenarm | Imagen cortesía de Turismo de Irlanda

Castillo de Glenarm, Condado de Antrim

Data del año 1636 y es un destacado punto de interés en la espectacular Ruta Costera de la Calzada en Irlanda del Norte. Está abierto al público de mayo a septiembre. Dentro de él, podemos pasear por su salón decorado suntuosamente y pasear por su deslumbrante jardín amurallado. Ha sido una de las localizaciones de la serie Juego de Tronos; un aliciente más para ir a visitarlo.

Castillo de Tullynally | Imagen cortesía de Turismo de Irlanda

Castillo de Tullynally, Condado de Westmeath

Este castillo tiene vistas a un impresionante lago que cuenta con una interesante historia. Según la leyenda, en este lago nadaban “los niños de Lir”, hasta que un maleficio los convirtió en cisnes; una alegoría sobre la opresión y la libertad. Es un hermoso castillo de estilo gótico que tiene más de 120 habitaciones y un inmenso Gran Salón, un lugar para perderse durante horas por sus estancias. En el exterior, podemos pasear por sus extensos terrenos que incluyen una gruta, un jardín amurallado y dos lagos ornamentales.

Castillo de Birr | Imagen cortesía de Turismo de Irlanda

Castillo de Birr, Condado de Offaly

Es un majestuoso castillo, tanto en el interior como en el exterior. Además de contemplar sus lujosas habitaciones, podemos pasar por un comedor victoriano y un salón gótico que tiene forma octogonal. Tiene uno de los jardines más espléndidos de Irlanda; llenos de flores exóticas, cascadas y lagos. Además, en su jardín, podemos visitar el que en su día fue el telescopio más grande del mundo: el telescopio Leviatán; que hoy podemos contemplar tras su reconstrucción.

Castillo de Blackrock | Imagen cortesía de Turismo de Irlanda

Castillo de Blackrock, Condado de Cork

Fue construido para proteger el puerto de Cork. Este imponente castillo, con sus características torres y torretas, acoge el centro de investigación astronómica del Cork Institute of Technology. Además de contemplar las espléndidas vistas sobre el agua, podemos contemplar una exposición interactiva sobre astronomía, mundialmente premiada: “Cosmos at the Castle”. Historia, arte y astronomía se unen en esta imprescindible visita.

Castillo de Ballynahinch | Imagen cortesía de Turismo de Irlanda

Castillo de Ballynahinch, Condado de Galway

Es un castillo de cuento de hadas, enmarcado por la cordillera “Twelve Bens”. Entre sus históricos habitantes se encuentran alguna de las figuras más temibles de la historia irlandesa: la pirata Grace O´Malley y el Clan O´Hlaherty, que sembraban el terror de los mares. En la actualidad, sus terrenos son un lugar ideal para pasear durante horas y, en su salón con gran chimenea, disfrutar de historias increíbles. Este castillo es un alojamiento de cuatro estrellas en el que todos estaríamos deseando pasar el confinamiento, entre espacios abiertos y estancias plagadas de historia y de leyendas.

La Irlanda de los Castillos nos está esperando; estos seis son solo una pequeña muestra de sus tesoros.