El cardenal Gianfranco Ravasi, presidente del Consejo para la Cultura y de la Comisión de Arqueología Sagrada del Vaticano, ha llegado a asegurar que el hecho de que visiten la Capilla Sixtina unas 20.000 personas al día es algo completamente “insostenible”. En todos los sentidos.

Por ese mismo motivo, ha querido sugerir una medida de lo más peculiar para reducir el acceso de turistas. Algo así han hecho grandes lugares en el mundo como el Museo del Louvre de la ciudad de París. Todo con el fin de evitar la enorme masificación de turistas que puede traer graves consecuencias a largo plazo.

Porque no, no es ningún secreto que la Capilla Sixtina es una visita obligada si acudes a Roma. Algunas empresas turísticas, para agilizar la entrada al lugar, proponen realizar visitas guiadas en español. Los interesados llegan, con decenas de personas a su alrededor, con el fin de ver en primera persona los famosos frescos de Miguel Angel. Eso sí, no creas que podrás hacerlo con calma y algo de soledad.

Capilla Sixtina | Pxhere

Es algo casi imposible. Sí, decimos “casi” puesto que existe la solución. Una conocida agencia de viajes de lujo, bajo el nombre de ‘True Luxury Travel’, ha hecho una propuesta impactante. Ofrece una visita casi privada en pleno amanecer, concretamente a las 6 de la madrugada (antes de que las puertas se abran al público).

Cuentas, además, con un historiador de arte como guía. Tendrás acceso exclusivo al edificio pero, por si fuera poco, podrás disfrutar del famoso ritual de apertura de las nada más y nada menos que 300 puertas de los museos del Vaticano y, por supuesto, el encendido de luces de la Capilla Sixtina. ¡Eso sí que no tiene precio!

Bueno, en realidad sí lo tiene: 5.200 euros. Bien es cierto que tampoco es la única opción, ya que se puede concertar la cita directamente con el Vaticano. La propuesta que nos presenta ‘True Luxury Travel’ cuenta con un día absolutamente completo en cuanto a actividades en el Vaticano: Desayuno, comida y recorrido por la Basílica de San Pedro.

Capilla Sixtina | Pxhere

Si contratas esta opción directamente con el Vaticano: 3.500 euros por el temprano acceso, pero también tendrás que tener en cuenta los siguientes precios: 170 euros por el guía turístico, 21 euros por la entrada al museo y, por supuesto, 17 euros por el desayuno. Con lo cual, pagarías 3.708 euros por ver uno de los rincones del mundo más espectaculares.