Sanlúcar de Barrameda, la localidad que ve morir el río Guadalquivir en el Atlántico y que antecede al Coto de Doñana, vuelve a convertirse en el centro de todas las miradas durante el mes de agosto. Por un lado, los primeros días del mes se celebra el Festival Internacional de Música 'A orillas del Guadalquivir'. Es la antesala del plato fuerte del verano en la Costa de la Luz: las carreras de caballos en la playa de Bajo Guía. El Festival no es uno más. Se trata del segundo más antiguo de Andalucía, celebrándose desde 1981. En esta edición contará con tres jornadas de conciertos en los que la temática girará en torno al río, además de rendir homenaje al pianista local José Manuel de Diego. El viernes 1 de agosto, bajo el título 'Del Danubio al Guadalquivir, Viena-Sanlúcar: Carreras de Caballos Austria Musik Ensemble', un cuarteto de cuerda interpretará obras de Mozart, Cimarosa, Hayden, Strauss y Rodríguez Romero. Al día siguiente, un concierto de guitarra por parte de Francisco Bernier. Y cierra el evento un concierto de piano de Óscar Martín. Pero el plato fuerte será después. El 7 de agosto comienza una de las carreras hípicas más antiguas de Europa. Por las tardes, durante la bajamar, las playas de Sanlúcar se convierten, como lo llevan haciendo desde 1845, en un particular hipódromo. Según la tradición, rememorando las competiciones informales que realizaban los vendedores de pescado para llegar los primeros a los mercados. El evento se compone de dos ciclos de tres días cada uno (el segundo será del 21 al 23 de agosto) y, como siempre, es de acceso libre, al poder contemplarse desde la propia arena de la playa. Aunque para vivir la experiencia como un local, nada como ir a la línea de meta y hacer una apuesta oficial (o acudir a alguna de las casetas que preparan los niños, que organizan sus propias apuestas. Pocas imágenes pueden compararse con la vista de una carrera con el Coto de Doñana de fondo y el Guadalquivir con los grandes barcos que se dirigen al puerto de Sevilla.