Tan sólo en nuestro país, según el estudio The Green Revolution realizado en 2017, aproximadamente un 7,8% de la población mayor de edad es veggie. Asimismo, se estima que el mercado mundial de productos veganos y vegetarianos ascienda a la escandalosa cifra de 4.400 millones de euros en 2020.

Los datos no dejan lugar a dudas: los veggies están de moda, y el turismo lo sabe. El último en apuntarse a lo moda eco-friendly ha sido la famosa cadena de hoteles Hilton, y lo ha hecho por la puerta grande: con la primera suite de lujo 100% vegana. En su filial de Bankisde, en Londres, ya es posible disfrutar de una experiencia 5 estrellas sin ningún tipo de remordimientos, pues hasta el más mínimo detalle está pensado para ser respetuoso con el medio ambiente y el mundo animal.

El diseño de esta peculiar habitación corre a cargo de la célebre empresa multisensorial Bompas & Parr, conocida por diseñar el bar Alcoholic Architecture donde el alcohol está en el aire, y, por supuesto, lleva el sello de garantía de The Vegan Society.

Ni plástico ni cuero, el material de lujo del futuro es la piña. La mayoría de muebles están constituidos por Piñatex, una suerte de cuero vegetal ideado por la diseñadora textil Carmen Hijosa, y fabricado con las fibras desechadas de la piña. El cabecero, que además está bordado a mano por la artista Emily Potter, la silla de escritorio y los sillones de la suite también están constituidos a partir de esta fruta tropical.

De la misma manera las cortinas son de soja en lugar de seda y la pavimentación es, ni más ni menos, que de bambú.

Pero la cosa no queda ahí, el hotel Hilton también propone un ritual de belleza completamente veggie: el tocador contiene champú, acondicionador, un kit de uñas y un gorro de ducha completamente eco-friendly, libre de plásticos y vegano. El broche de oro lo coloca el servicio de limpieza, pues la cadena utiliza productos ecológicos, no tóxicos y no testados en animales.

Por supuesto, el principal atractivo de esta experiencia es el menú. En el mini bar de esta habitación los refrescos azucarados y las chocolatinas han dejado paso a golosinas veganas de origen local, bocadillos de frutas y bolitas energéticas.

El desayuno en esta habitación es todo un mundo: zumos de fruta, muesli, champiñones Portobello a la parrilla, aguacate y Quorn revuelto o quinoa son sólo algunas de las opciones disponibles.

Las comidas y cenas que el equipo culinario de este hotel de lujo ha diseñado para la ocasión tampoco dejan a nadie indiferente, entre los platos principales destacan la ensalada de pepino, filete de coliflor y dhal de cinco frijoles.

Pero todo en esta vida tiene un precio, y si hablamos de lujo y experiencia healthy y eco-friendly no puede ser bajo. Pasar una noche en esta habitación cuesta aproximadamente unos 625€.