ARTE SUBTERRÁNEO

ARTE SUBTERRÁNEO

Metro de Estocolmo: La galería de arte más larga del mundo

Comenzó siendo una propuesta de "arte para todos" llevando artistas locales allí donde estuvieran los suecos. Pero el Metro de Estocolmo se superó y este emblema de la ciudad se ha convertido en la galería de arte más larga del mundo.

Bajar a las profundidades de la ciudad y encontrarte, de repente, en una caverna artística, donde el techo y las paredes se transforman en lienzos. ¿Te imaginas estar dentro de una obra de arte y moverte por "la Venecia del norte"  entre esculturas subterráneas, instalaciones y murales espectaculares? Una vida subterránea completamente diferente a lo que pasa en las calles que dejaste allí arriba.

Algo así es lo que viven miles de suecos cada vez que pasan por las estaciones de e su metro, el Stockholms tunnelbana.

Allá por los años ´50 se vio la necesidad de crear un sistema subterráneo rápido que conectara, en minutos, las miles de islas con el interior de la ciudad. Pero, cuando se pusieron en marcha las obras, dos artistas -Vera Nilsson y Siri Derkert- reinvindicaron el poder de la gente y la necesidad de llevar el arte a los ciudadanos proponiendo al alcalde el decorar las estaciones del nuevo sistema de transporte convirtiéndolo en pequeñas obras artísticas. En la carta que Nilsson envió a las autoridades reclamaba eso de "llevar el arte bajo tierra. ¡Catedrales bajo el suelo! Cada estación será como un castillo de cuento de hadas”.

Y los argumentos fueron suficientes para que en 1957 se inaugurara la primer estación, la T-Centralen, con una obra. Con el paso del tiempo y a medida que el red ha crecido, el arte subterráneo ha ido llegando a más y más estaciones. En los 110 km de recorrido del metro, más de 90, de las 110, estaciones de la red muestran arte subterráneo de 150 autores diferentes. Algunas con obras permanentes, otras, con exposiciones temporales en donde se pretende promocionar a jóvenes artistas.

Actualmente, si las recorres podrás darte cuenta de algunas curiosidades. Por ejemplo, saber cuáles fueron las estaciones que se decoraron en el mismo periodo. Es fácil. Basta con descubrir la corriente artística que utiliza las rocosas paredes y techos para convertirlos en cavernas asombrosas. Algunas, como la de Solna Centrum, es de un rojo furioso como si fuera el mismísimo descenso a los infiernos. Otras, que te recordarán más a los platos y estampados de los vestidos de los años 50 y 60.

Muchas estaciones, utilizan azulejos para expresar una idea. Algunos de una manera que hoy ya nos parece más vintage y otras hasta utilizan arte en pixel para crear, por ejemplo la imagen de los Comecocos o Pac Man. Y también hay estaciones históricas, por ejemplo en Arsenalsgatan, verás vestigios arqueológicos con sus columnas y restos de edificios.

Si quieres visitarlas a tu aire, tal vez te convenga saber que la línea verde fue construida en los ´50 y la mayoría de las estaciones están al aire libre. Aquí podrás ver algo de lo que llaman "arquitectura de cuarto de baño", ya que en las paredes predominan los mosaicos y azulejos. La línea roja es de la década de los ´60. Aquí ya se implantó otro método de construcción, por lo que el arte se adaptó a las estructuras desde un principio. En los ´70, evoluciona la manera de excavar túneles y se aprovecha para dar un ambiente como si fuera el interior de una cueva.

Durante los ´80 se construyeron sólo 5 estaciones conocidas como las "trompetas", ya que tienen una única entrada y sus pasillos se van afinando a medida que avanzas hacia el interior. Para los ´90 esto del arte subterráneo ya era todo un emblema de la ciudad y estaciones como Bagarmossen y Skarpnänck ya mezclan arte y arquitectura desde la concepción de las obras.

Llega la década del 2000 y si bien no se construyen nuevas estaciones, sí se acualizan algunas, como Räcksta, Högdalen, Liljeholmen, Sundbybergs, Farsta, Fruängen. Y se abren exposiciones temporales en estaciones como Zinkensdamm, Skanstull, Odenplan, Slussen, Fridhemsplan y Gärdet.

Para visitar las estaciones de metro de Estocolmo basta con coger un pase y hacer un recorrido por las estaciones. Aunque lo más recomendable es hacer una de las visitas guiadas. Los tours son gratuitos pero debes tener tu pase de metro en mano.

Ana Cufari | Madrid
| 13/05/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.