Facebook se está convirtiendo en la red social más activa en copiar las funcionalidades de sus rivales. Recientemente, incorporó los hashtag en sus post para emular a Twiiter.

La empresa de Mark Suckerberg ya dio un paso similar cuando implantó en Instagram la posibilidad de compartir vídeo, como Twitter hizo con Vine para youtubizar sus tuits.

En los últimos meses, las grandes redes sociales adoptan las mismas utilidades de sus rivales. Este curioso copy paste por parte de sus desarrolladores no tiene otro objetivo que retener a los usuarios en un jardín privado para que no visiten casas ajenas.

“Las redes sociales avanzan, ya no sólo hacia la conversación, sino hacia un modelo más sofisticado el de los servicios de comunicación, personalizado y cerrado para retener a sus usuarios”, explica Pepe Cerezo, socio director de Rocasalvatella.

Todo comenzó con Google en 2011. Su plataforma Google Plus deseaba competir de tú a tú con Facebook. Dos años después, el buscador customizó la interfaz de su red social, a modo de mosaico, en un extraño parecido razonable con Pinterest. Además, ahora Google potencia sus hangouts (chats multimedia) para rivalizar con WhatsApp o Skype.

Mientras tanto, Facebook prepara Graph Search, un buscador de imágenes de amigos, con lo que, directamente, le dice a los que indagan en Google que no hace falta que se salgan de su perfil para encontrar lo que buscan.

La pregunta que surge es cuál será la utilidad que los desarrolladores de Facebook, Google o Twitter copiarán, como amanuenses, de sus competidores.

Quizás, la próxima réplica sea, precisamente, aquello que les permita sobrevivir; es decir: la publicidad.

¿Publicidad en vídeo o anuncios por búsquedas? Tal vez, estos sutiles plagios se produzcan ahí, si alguna de las grandes plataformas dan con la gallina de los huevos de oro.

No en vano, por ejemplo, Twitter lleva meses -sin prisas, pero sin pausa- potenciando entre las pymes sus tuits patrocinados, igual que las páginas de empresa pagan a Facebook para que les promocione sus contenidos.

Sin embargo, la verdadera lucha entre redes sociales será, matiza Cerezo, "la de los dispositivos" (tabletas y móviles), con la lucha entre plataformas, Android o iOS, como epicentro de interés.

Sería, en definitiva, calcar un modelo similar al que tiene Amazon con su Kindle, Google, con Nexus, o Apple, con su gama de productos: iPhone, iPad o iTunes; es decir, vender solo para tu propio aparato.

“Y, aquí, Facebook tendrá que dar un paso hacia la movilidad para crear su propio dispositivo. Porque habrá que ver si, finalmente, uno de los grandes compra Twitter o WhatsApp”, finaliza Cerezo.