Hay una cosa evidente: Twitter cada vez tiene más éxito y genera más dinero, pero a nivel de ingresos sigue sin ser un exitazo mayúsculo, precisamente.

Ya lo dejaba meridianamente claro la salida de su anterior CEO, Dick Costolo, en cuya lista de errores recientes se encuentra el hecho de no haber sido capaz de que la red social de microblogging genere todos los ingresos que cabría esperar de una plataforma de su tamaño y, sobre todo, de su influencia.

Sus anteriores intentos, fracasados

Y no será porque no lo hayan intentado, precisamente. Según las cifras que en su momento hizo públicas la propia red social, Twitter gana cerca de 1,44 dólares por cada 1.000 visitas a un timeline. Unas cifras que no están mal, evidentemente, pero distan mucho de ser las idóneas para una compañía de su tamaño.

Otra prueba que tardó en llegar comenzó el verano pasado, cuando se supo que la plataforma se estaba preparando para lanzar una especie de portal de comercio electrónico para que los usuarios pasasen más tiempo en su plataforma y, ya de paso, para ganar más dinero. Sin embargo, el experimento no terminó a arrancar.

Lanza un portal de ecommerce

Y el momento es ahora. Según cuentan en el blog de la propia red social, Twitter está preparando la tecnología necesaria para lanzar un pequeño portal interno que permitiría comprar todo tipo de productos sin salir de la plataforma. Bastaría con vincular una tarjeta de crédito a tu cuenta de usuario y ya estarías listo para quemar tu bolsillo.

Sin embargo, no se trata de un simple portal destinado a todo tipo de usuarios que quieran vender sus propios productos. Teniendo en cuenta que gran parte del éxito de Twitter se ha basado en su uso y puesta de moda por parte de un gran número de celebrities (lo que en términos publicitarios se denomina 'must have'), son las propias personalidades famosas las que podrán vender una amplísima gama de productos.

Ellen DeGeneres, Nike, Demi Lovato...

De hecho, las primeras estrellas en poner sus propias colecciones y catálogos a disposición del tuitero medio no han tardado en llegar. A día de hoy, podemos saber que personalidades como Ellen DeGeneres, Demi Lovato o Reese Witherspoon, así como marcas como Nike o HBO, ya disponen de colecciones propias para vender a los usuarios que pasen su tiempo tuiteando o viendo los timelines ajenos.

De este modo, Twitter se pone a la cola de las grandes redes sociales que pretenden sacar partido al indudable auge del comercio electrónico. Porque Facebook hace tiempo que lo hace, y, francamente, la web del pajarito tuitero ya se estaba haciendo de rogar.