La privacidad en Facebook vuelve a protagonizar la actualidad tecnológica. La red social ha actualizado sus ajustes de privacidad, de manera que, a partir de ahora, un nuevo usuario compartirá el contenido con sus amigos por defecto y no de manera pública, como ocurría hasta ahora.

De esta manera, Facebook intenta ganarse la confianza de todos aquellos que recelan del ‘caralibro’ y su tratamiento con la privacidad, y que tienen alternativas para la empresa de Mark Zuckerberg. La mayoría de los nuevos usuarios desconocen antes de llegar a la red la posibilidad de ampliar o restringir el número de personas a las que llegan sus publicaciones, y por tanto quiénes pueden ver una actualización que debería ser más o menos privada.

Por si esto no fuera suficiente, antes de que los nuevos usuarios hagan su primera actualización, aparecerá un aviso de que pueden cambiar el alcance de ella. Si lo ignoran, se entenderá que la publicación debe ir a todos sus contactos. No hay que olvidar que la privacidad de los antiguos posts también se puede cambiar.

Facebook tampoco se olvida de los usuarios ‘veteranos’; desde hace un tiempo están desarrollando herramientas que los avisen de si están compartiendo el contenido con quien realmente quieren (todos los contactos, los amigos del instituto, los del pueblo...) o qué apps tienen acceso a sus actualizaciones.