TecnoXplora » Redes Sociales

Redes Sociales

¿Los medios tendrían que pedirte permiso para publicar tus fotos de Instagram?

Las condiciones de uso de la red social conceden una sublicencia a los usuarios que les permitiría ser ellos los dueños del permiso para compartir lo que publican.

Acceso a Instagram

energepic.com para Pexels Acceso a Instagram

Publicidad

Los derechos de autor han movido montañas a lo largo de los últimos 20 años ya que internet, si algo ha promocionado, ha sido eso de la gratuidad total. Que el trabajo de los demás no valía nada y no se debía pagar por él. Ahora bien, en el caso de Instagram, parece que la red social se guarda un as en la manga para que todo aquello que se suba a su plataforma, sea responsabilidad de los creadores el dar el permiso para que se publique en otros medios o soportes.

En realidad hasta hoy no se había producido ningún debate ya que los medios, al utilizar el contenido extraído de Instagram, ya estaban mencionando a la fuente para dar a conocer de dónde viene una información. Pero para Instagram, sus condiciones de uso no funcionan como si se trata de una sublicencia que todos los medios adquieren al citar a la fuente, y requiere que esos terceros "tengan los derechos necesarios" de los propios "titulares de [los] derechos aplicables", lo que "garantiza que exista una licencia para compartir este contenido, si la ley lo requiere".

Luz verde a la nueva normativa europea de derechos de autor | Tecnoxplora (Archivo)

Este resumen bastante somero, y su razonamiento, es el que ha utilizado un juez de Nueva York para dictaminar que Newsweek no podía utilizar una publicación de Instagram sin tener previamente el permiso expreso del, en este caso, fotógrafo. Concretamente, el juez avisaba de que "no había evidencia de que Instagram concediera" esta "sublicencia".

¿Qué límites hay?

Con este lío judicial en Nueva York parece que Instagram se ha visto obligada a aclarar cuáles son los términos de esa sublicencia que concede a los fotógrafos (los usuarios de la red social) y la política de inclusión en informaciones de medios de comunicación. En esas condiciones de uso puede leerse que será el usuario el que tenga "el derecho de otorgar permiso para usar su trabajo protegido por derechos de autor, así como el derecho de evitar que otras personas usen su trabajo protegido por derechos de autor sin permiso". Y todo eso, sin contar con "las excepciones para el contenido incrustado" que abarcan desde los "derechos de cualquier persona" hasta los de "propiedad intelectual".

El objetivo de los de Facebook es que los usuarios sean capaces de controlar esas inserciones de sus publicaciones, para detener aquellas que consideren privadas o cuyo ámbito quieran circunscribir de manera explícita a Instagram. Es decir, que aunque ofrecemos ese contenido a todas las personas que disponen de una cuenta en la red social, podemos limitar que su trascendencia llegue a otros sitios como páginas web, etc. Sería una forma efectiva de controlar aquellas publicaciones que, por la razón que sea terminan viralizándose y pero su responsable no quiere que tengan una amplificación mayor.

Existe un precedente al que se podría agarrar Newsweek para defenderse que es el de "la prueba del servidor", que viene a decir que esas fotos incrustadas en el medio no están copiadas de tal forma que se infrinjan los derechos de autor, ya que apuntan al contenido original referenciado, en este caso, desde Instagram.

Publicidad