TecnoXplora » Redes Sociales

SON USUARIOS FALLECIDOS CON 'PERFILES VIVOS'

Facebook es un tanatorio con 30 millones de muertos

Facebook cuenta con 30 millones de personas fallecidas que tienen aún ‘perfiles vivos’ en la red social. Son cuentas que están en el limbo, salvo que sus propietarios hubieran hecho un testamento digital.

Hashtag para Facebook

Flickr Misspixels Hashtag para Facebook

Publicidad

Quizás los 1.280 millones de usuarios activos en Facebook nunca se han hecho esta pregunta. Sin embargo, ya la pronunciamos en otro momento. Si mueres, ¿quién hereda tu perfil de Facebook?

Ahora, sabemos cuántas personas deberían haber buscado respuesta y solución. Porque Facebook es un tanatorio que tiene cerca de 30 millones de usuarios ya fallecidos, aunque sus perfiles sigan activos, según explican en su web los abogados de DAS Internacional.

El dato no es tan sorprendente, si rememoramos que solo en 2012 existían 2,8 millones de fenecidos con cuenta activa en la red social de Mark Zuckerberg, como ya calcularon en Entrusted.

Solo con proyectar esa cifra anual hacia los diez años de vida de Facebook se obtendrían los 30 millones de muertos; es decir, casi la misma población de países como Polonia, Canadá o Venezuela.

El dato de los 30 millones reabre un debate sobre cómo la legislación siempre va por detrás de las nuevas tecnologías. ¿Quién tiene potestad para solicitar el cierre de esas cuentas? ¿Qué ocurre si las hackean y las usan indebidamente?

Porque Facebook habilita un formulario para que familiares, amigos o allegados informen de que aún está operativo el perfil de un difunto. La red social recibe, investiga y analiza la petición y convierte dicha biografía en cuenta conmemorativa. Sin embargo, no suministra las claves para que su familia acceda a los post, fotos, etc.

“El contenido que la persona fallecida haya compartido permanece en Facebook y está visible para el público con el que se hubiese compartido”, detalla en sus páginas de ayuda la red social.

La solución sería incorporar a nuestro testamento una herencia digital, con un listado de toda nuestra actividad en internet, cuentas, claves, etcétera, y nombrar a los herederos que puedan, por ejemplo, sacarnos de ese limbo que supone fallecer pero seguir vivo en Facebook.

Sin embargo, no es solo Facebook o cualquier otra red social la principal carga online a la hora de morir. Está tu correo electrónico, está tu blog, está tu web. Está toda tu vida digital, en definitiva.

Además, surge el supuesto de cada canción, e-book o película que hayas comprado y almacenado en la nube. Porque será imposible legarla, si no has dejado por escrito un testamento digital, e incluso así, existirían problemas, dado que no eres el propietario del contenido, sino Google, Apple o Amazon.

La huella que dejamos en nuestra vida virtual forma un legado digital con el que pocas veces nos planteamos qué hacer después de nuestra muerte. Hay muchos servicios que se ofrecen a gestionar tu herencia digital, como informó Javier Pérez Rey.

Aquellos 30 millones de personas no fueron tan previsores. Tú, yo, cualquiera, podría ser el siguiente. Aunque, quizás, llegado ese momento, lo que menos le importará a nuestros seres queridos sea tener ‘un familiar vivo’ en Facebook, sino que descanse en paz.

Publicidad