Tal y como anunciaron en la keynote del evento de desarrolladores de esta primavera, Apple está interesada en la realidad aumentada. Tanto es así que junto a iOS 11 llegó ARKit, la plataforma de desarrollo de esta tecnología para el sistema operativo móvil presente en iPhone y iPad.

Es importante no confundir realidad virtual con realidad aumentada. Mientras que la primera corresponde a escenarios completamente virtuales y ficticios, y se obtiene con cascos o gafas que sumergen al usuario en ellos (Oculus, Samsung Gear VR, HTC Vive…), la segunda no requiere de cascos ni gafas, sino que es suficiente con una pantalla (¡como la de nuestros smartphones!) en la que, cámara mediante, se muestre el mundo que tenemos delante al que superponen elementos virtuales.

La idea de la realidad aumentada puede parecer más fácil de implementar de lo que realmente es: no es tan simple como añadir stickers en movimiento, sino que hay calcular distancias, tamaños, texturas, movimientos, sombras, perspectivas… Y en eso es en lo que Apple ha estado invirtiendo muchos millones de dólares en los últimos años.

Ahora, con la plataforma ya presentada pero todavía con tres meses restantes por empezar a ver los primeros productos finales (hasta la llegada oficial de iOS 11), estamos en el día 0.

No obstante, los desarrolladores que se han puesto manos a la obra con ARKit están compartiendo sus primeros resultados, y algunos son realmente apabullantes. Por ejemplo, Tomás García, que ha podido recrear a la perfección el típico aterrizaje en una barcaza en mitad del mar de uno de los cohetes de Space X, la compañía de Elon Musk… en la piscina de su casa.

También se podrá dibujar con texturas en mitad del aire, obteniendo textos o líneas en 3D bastante llamativos.

¿Les suena 'Minecraft'? Cientos de millones de usuarios dan a entender que sí debería sonarles de algo, tanto que Microsoft lo compró hace tres años por 2.500 millones de dólares y ya tiene aplicaciones hasta en la educación... y próximamente también podrá ser jugado combinándolo con el mundo real.

El iPhone ha reemplazado a nuestra cámara, calendario, teléfono fijo, en algunos casos al ordenador, agenda de contactos, consola portátil, reproductor de música, calculadora, GPS, lista de tareas, brújula, y un larguísimo etcétera. Ahora también podrá reemplazar a los metros medidores.

Y, además, de varias formas

Incluso podremos aparcar avionetas en el patio trasero

O alunizar y explorar los cráteres de la Luna sin salir de la cocina.

O inspeccionar el Sistema Solar

Y jugar a hundir la flota en la oficina subirá de nivel

La grandeza de esta plataforma es que sólo requiere un iPhone y puede utilizarse en cualquier momento, en cualquier lugar. Nada de equipamiento adicional, nada de encerrarnos al resto en una realidad virtual.

Apple, en tres semanas desde su presentación, ha conseguido las ejecuciones y el interés por la realidad aumentada que nadie ha conseguido hasta ahora, ni siquiera Google, que tras años intentando obtener el éxito con ella a través de Project Tango sólo tiene un teléfono móvil con nulas ventas y escasas aplicaciones (en consonancia con el interés despertado), y un ordenador portátil enfocado únicamente a los desarrolladores.