La firma china siempre se ha caracterizado por contar con algunos de los móviles más baratos en el mercado, y lo que es más meritorio, sin renunciar por ello a dispositivos de características muy interesantes y de primer nivel. A pesar de que su gama alta cada vez es más cara, de hecho hay que recordar que el Mi 10 Pro roza los mil euros, hay un móvil que suele llegar al mercado por unos 100 euros. Este suele ser el modelo acabado en con la letra A, y en este caso se trataría del Redmi 9A, la versión más barata del móvil de gama media. Este teléfono parece que ya está en camino y hemos conocido sus primeras características.

Así será el nuevo móvil barato de los chinos

Estamos ante una nueva versión del teléfono económico, nada menos que la tercera en el último año, y ahora esos primeros detalles nos anticipan qué es lo que podemos esperar de este nuevo terminal. Un móvil que estaría muy cerca de llegar al mercado sobre todo teniendo en cuenta que ha pasado ya por la certificación FCC norteamericana, sin la que es posible que el terminal llegue al mercado. Ahora también ha pasado por la certificación china 3C, y gracias a ella hemos conocido que será el modelo M2006C3LC, y lo primero que hemos conocido es que este nuevo terminal podría llegar con carga rápida de 18W.

Redmi 8A | Xiaomi

Otras características que hemos conocido es que el terminal contará con el procesador de MediaTek Helio G35. Este es uno de los gama media más versátiles del mercado actual. Respecto de la pantalla se espera una de gran tamaño, con 6.53 pulgadas, y contaría con la clásica resolución HD+ de este tipo de móviles. Llegaría de nuevo con una gran batería de 5000mAh y contaría con 3GB de memoria RAM y 32GB de almacenamiento interno. Parece ser que la cámara de fotos seguirá siendo sencilla, con un solo sensor, por lo que es de esperar que más adelante haya una versión con cámara dual, como ocurrió con la anterior generación.

Xiaomi Redmi 8A | Xiaomi

Esta cámara de fotos sería de 13 megapíxeles, mientras que delante contaría con otra de 5 megapíxeles. Llegaría lógicamente con un Jack de auriculares de 3.5mm, así como con un conector USB tipo C, acompañado de un sensor infrarrojo para poder controlar otros dispositivos. Por tanto las principales novedades girarían entorno a un procesador de MediaTek, dejando de lado el Snapdragon 439 con el que contaba su predecesor.

Un teléfono que para que os hagáis una idea de lo barato que puede llegar a ser, podría tener un precio de alrededor de los 100 euros cuando llegue a España. Y de 119 euros para la versión mejor equipada, con algo más de RAM y almacenamiento. Por tanto seguirá siendo el teléfono más barato de la firma china, eso si no contamos su modelo con Android GO, que no ha tenido descendencia, por lo que es de esperar que este móvil siga siendo el más barato.