Es una de las grandes disyuntivas que debemos resolver en las sociedades occidentales durante el tiempo que dure esta pandemia del coronavirus. Hasta qué punto nuestras libertades deben ser limitadas para poder contener la propagación de la enfermedad. Ya estamos sufriendo la primera gran merma de la libertad, como es el confinamiento, algo que todos hacemos con un buen talante lógicamente por el bien común. Y otra de esas mermas en la libertad tiene que ver con el rastreo de la ubicación de nuestros móviles, algo que también quieren potenciar desde la Unión Europea.

Los operadores compartirán nuestra ubicación con la Comisión Europea

Según hemos conocido gracias a Reuters, las principales operadoras de telecomunicaciones europeas han acordado con la Comisión Europea compartir la localización de los móviles de sus usuarios para intentar frenar la expansión del coronavirus. Entre estas operadoras se encuentran además de Telefónica, Vodafone, Deutsche Telekom, y Orange. Como es lógico no se han hecho esperar las voces que ven en el uso de esta información una violación de la nuevo Ley de Protección de Datos a nivel europeo. Aunque como en todo, hay una letra pequeña que permite el uso de este tipo de prácticas en caso de fuerza mayor o interés público.

COVID-19 | Pixabay

La Comisión Europea con los datos obtenidos por las diferentes operadoras va a poder coordinar planes de seguimiento de la expansión del coronavirus en todo el territorio europeo. En todo momento se ha asegurado que los datos que se van a tratar de la ubicación de los móviles serán anónimos, por lo que no se facilitarán datos personales de los usuarios a los que pertenecen estos dispositivos. Por otro lado los funcionarios de la Comisión Europea también han asegurado que todos estos datos se borraran de las bases de datos una vez que la crisis del coronavirus se dé por finalizada.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen | EFE

Al respecto de esta práctica, el Supervisor Europeo de Protección de Datos ha asegurado que este nuevo proyecto de la Comisión no vulnera las reglas del juego alrededor de la privacidad de los usuarios, y que todo el proceso quedará fuera del alcance de las leyes de protección de datos existentes. A su vez este mismo Supervisor ha enviado una carta a los responsables de la Unión Europea para que se garantice la transparencia en la recolección de los datos de los ciudadanos para evitar que en el futuro se pueda malinterpretar el método para su obtención.

Este Supervisor también ha pedido que el acceso a estos datos recolectado esté limitado solamente a aquellos expertos en epidemiología, protección de datos y relacionados con la gestión de datos en grandes volúmenes. De esta manera no habrá posibilidad de que los datos pasen por las manos equivocadas o interesadas. Lógicamente este proceso deberá ser ejemplar en este aspecto para no crear alarma entre los usuarios, que lógicamente pueden sentir cierta preocupación al saber que se van a poder recolectar todos los movimientos. Aunque lógicamente en estos días de confinamiento, al menos los ciudadanos españoles en su mayoría no compartirán prácticamente movimientos por el confinamiento.