TecnoXplora » Internet

Internet

Windows 10 quiere proteger de virus a los 'drivers' de tu PC, ¿sabes cómo?

Microsoft busca evitar que potenciales amenazas se mezclen con archivos legítimos y sin errores.

Nuevo explorador de archivos en Windows 10

Foto de Arnav Singhal en Unsplash Nuevo explorador de archivos en Windows 10

Publicidad

Los drivers son uno de esos elementos esenciales de Windows 10 porque son los que permiten que cualquier componente o accesorio se instale correctamente en el sistema y seamos capaces de utilizarlo tal cual lo diseñó el fabricante. Sin ellos, por mucho que conectemos una tarjeta gráfica, o un ratón, un teclado o lo que sea, no podremos exprimir al máximo todas sus posibilidades.

Precisamente por ese papel capital, los drivers son un objetivo importante para los ciberdelincuentes que buscan meter sus malware en ellos para que, cuando el usuario los descargue, puedan infectar todo el equipo en cuestión de pocos minutos. Así que hay que tener mucho cuidado con las fuentes desde donde los descargamos para evitarnos mayores sustos.

Sea como fuere, Microsoft cree que ha encontrado una manera de separar el grano de la paja, es decir, de evitar que esos drivers de terceros se mezclen con los considerados como first party, aquéllos cuya publicación y mantenimiento corren a cargo de la propietaria de Windows 10, de tal forma que no se mezclen unos con otros y, por tanto, los peligros potenciales de aquellos que han sido modificados no se extiendan con tanta facilidad.

Una carpeta específica para esos controladores

La idea que se le ha ocurrido a Microsoft es la de separar las ubicaciones de los drivers (controladores) que pertenecen a Microsoft y que podemos considerar como OEM, y los demás, los que nosotros vamos añadiendo y no son estrictamente necesarios para hacer funcionar el sistema operativo. Hasta ahora, esa ubicación ha sido siempre la misma desde versiones como la de Windows Vista donde todos estos archivos iban a parar a la más que conocida carpeta situada en "C:/Windows/System32/DriverStore". De todas formas no penséis que ahora mismo Windows 10 no toma precauciones antes de colocar un controlador allí: verifica la firma digital de cada uno de ellos e incluso certifica que se trata de los archivos originales publicados por la compañía responsable.

A partir de que lleguen los nuevos cambios, Windows 10 tendrá una nueva carpeta para los drivers OEM, llamada "OEMDrivers", que tendremos disponible cuando Microsoft publique la actualización de la segunda mitad del año. La que llevará el nombre en clave de "21H2" y que sucederá a la que tiene que llegar en los próximos meses (presumiblemente junio), llamada "21H1".

Con esta nueva organización, lo que hará Windows 10 es mover automáticamente todos los drivers propios a una nueva ubicación que facilitará el trabajo a Microsoft a la hora de aislar y tener mejor controladas todas las potenciales amenazas que podrían llegar por culpa de algún descuido de un third party. Casos que se han dado en el pasado y que han visto cómo controlares certificados y firmados digitalmente (en regla), se han convertido en portadores de malware para miles de usuarios.

A partir de que entre en funcionamiento ese update de Windows 10 tendremos dos carpetas con drivers diferentes: por un lado la de los oficiales del sistema operativo, situada en "C:/Windows/OEMDRIVERS/System32/DriverStore", y por otro la que ya conocemos que está vigente en nuestros ordenadores actualmente, "C:/Windows/System32/DriverStore". Así no se producirán problemas con las ubicaciones y los lugares a los que el OS va a buscar sus recursos.

Publicidad