La realidad virtual está de moda en 2016, o al menos para los fabricantes. A las Oculus Rift y las Gear VR de Samsung se les van a sumar en breve los modelos de HTC, LG y de Play Station, entre otros que van a llegar al mercado. Habrá que ver si la gente las recibe con los brazos abiertos o si, como con los smartwatches, la expectación es contenida.

Una encuesta de Gamer Network rebaja la expectación de los 'gamers', uno de los públicos objetivos de estos gadgets. Lo bueno es que algunos de los modelos no tendrán un precio muy elevado y que también entran en juego los modelos de cartón, como las Cardboard de Google. Para éstas últimas y otras como las Gear VR, ha nacido la primera red social de cartón, una afirmación con doble sentido.

Porque vTime (disponible para Android) sirve para las gafas de cartón y porque lo que ofrece son unos auténticos escenarios falsos para interactuar con otras personas ¿Quién dijo que la realidad virtual aísla del mundo real?.

Hay iniciativas, como el Project Beyond de Samsung, una cámara con 16 lentes que graba en 360 grados y transmite en streaming, que quieren hacer la experiencia de la VR más cercana. Pero de momento sólo son pruebas, mientras que Vtime es “real” y te permite compartir momentos virtuales con otra gente.

Para ello ha recuperado el modelo de avatares de 'Second Life', la mítica proto red social que no cuajó en España. Los usuarios utilizan avatares de cuerpo completo para poder interactuar entre ellos en entornos virtuales: un chat que no es en vivo, pero sí en directo.

Solamente se necesita un teléfono con la app instalada -a ser posible Samsung, Nexus, LG y HTC (consulta la lista)-. Obviamente también el casco de Samsung, unas Oculus o un modelo de cartón más barato.

Los ambientes que se muestran no son tan sofisticados como otros vídeos hechos para VR, pero el vídeo de presentación de estas reuniones virtuales no esta nada mal.

Pero no creas que puedes meter a toda la tropa en un avión privado, en una playa tropical o en una cena en París, ya que el invento está limitado a cuatro personas. La app te sugiere una lista de amigos, pero también una lista de “perfiles coincidentes” para los que buscan hacer nuevos amigos.

Nosotros la hemos probado con unas gafas de cartón y la elección de personaje y los primeros pasos con las gafas puestas son sencillos. Hay que completar el registro manualmente y luego se tira un buen rato descargando archivos adicionales (aproximadamente 500 megas).

No hemos tenido mucha suerte conociendo gente, ni tampoco con el producto en sí, con algunos problemas de audio. Pero claro, es como la cuenta de Snapchat, que no siempre está llena de amigos al poco de registrarse.

De momento la cosa no es muy realista, pero esta idea abre muchas posibilidades. Imagina que un día quieres dar un paseo por el Gran Cañón con un amigo lejano sin moverte del salón de tu casa. Seguro que eso llegará en un futuro... y esperemos que en ese día haya más gente que en los mítines de Gaspar Llamazares en 'Second Life'.