En teoría, uno aprende mecanografía para aprender a escribir con los diez dedos, lo que debería hacer que se escribiera más rápido. ¿Verdad? Pues no, al menos según un estudio reciente.

"Nos sorprendimos al observar que las personas que tomaron un curso de mecanografía y que usan los 10 dedos par escribir teclean a una velocidad similar a las de aquellas que no sabían mecanografía y empleaban unos seis dedos para hacerlo”, explican los investigadores responsables del hallazgo.

Para grabar los movimientos exactos de los dedos durante la escritura, los investigadores utilizaron un sistema de captura de movimiento óptico. Colocaron marcadores reflectantes en las articulaciones de los dedos y grabaron su posición con 12 cámaras infrarrojas de alta velocidad.

Los datos de captura del movimiento mostraron que, en lugar del número de dedos, hay otros factores que predicen la velocidad de escritura. Por ejemplo, los mecanógrafos rápidos han aprendido a mantener sus manos en una posición fija, en lugar de moverlos sobre el teclado, y de forma más frecuente utilizan el mismo dedo para escribir una letra determinada.

Curiosamente, la mayoría de los participantes utilizaron su mano izquierda y derecha de manera muy diferente. Mientras que la mano izquierda se mantuvo siempre en la misma posición, la mano derecha solía moverse de un lado a otro, para cubrir un mayor número de teclas.

Además, la investigación encontró seis grupos diferentes en cuanto a la forma de emplear la mano derecha y cuatro, respecto a la izquierda. "Cuando se pregunta a una persona cuántos dedos usa para escribir, la gente no sabe qué responder”, aseguran los investigadores.

Entre algunas de sus conclusiones, destacan que los mecanógrafos no entrenados gastaron aproximadamente el doble de tiempo mirando sus dedos en lugar de la pantalla, algo que pueden afectar la velocidad en las tareas de edición complejas a menudo realizadas en los ordenadores.