Las principales tecnológicas han entendido por fin que muchas de las amenazas que sufrimos los usuarios pasan a diario por delante de sus ojos, camufladas dentro de aplicaciones que se publican en las tiendas digitales de iOS o Android, o en otros lugares a los que un tentáculo hacker suele alcanzar. Es el caso de Google que, consciente de este problema, tiene en marcha desde hace algún tiempo un programa de protección avanzada que intenta blindar las cuentas de aquellos usuarios que se encuentran en una situación de extremo peligro.

Ahora, ese programa de protección avanzado ha ido un paso más allá y permitirá a todos los que se encuentran en alto riesgo contar con una capa nueva de seguridad gracias a las mejoras añadidas en el terreno del malware. Eso significa que, a partir de ahora, Google escaneará de forma automática cualquier amenaza que pudiera cernirse sobre un usuario impidiéndole ejecutar código malicioso, o acceder a recursos que pudieran estar infectados.

Hackers | Agencias

Este programa limita el acceso de las cuentas a algunos datos, bloquea cualquier intento de entrar en ellas para usos fraudulentos y disponen de un respaldo constante para todas sus claves de seguridad física. Además, los de Mountain View siguen mejorando día a día, con nuevas funciones como esta del malware gracias a lo que llaman "aprendizaje automático", tanto de lo que hace el dispositivo como las apps, corrigiendo al usuario para que tome rutinas más seguras en su quehacer digital. Y es que desde la compañía aseguran que diariamente verifican cien mil millones de aplicaciones Android, tanto las que están publicadas en la Play Store oficial como las que pertenecen a otras fuentes, tiendas, webs, servicios, etc. Y sí, habéis leído bien, 100.000 millones.

¿Quiénes disfrutan de este programa?

Este programa de protección avanzada entró en funcionamiento en otoño de 2017 como una opción de suscripción para aquellos usuarios que creen que corren algún riesgo especial de sufrir hackeos online, y tiene como objetivo evitar prácticas como el phising, el bloqueo de aplicaciones, el secuestro de dispositivos y de cualquier otra amenaza de naturaleza hacker. Es por eso que en esta iniciativa de Google es fácil encontrar, sobre todo, a políticos, periodistas, activistas y lo que dan en llamar como líderes empresariales.

Pero no penséis que pertenecer a este club es sinónimo de tranquilidad digital. Lo es en la parte de los riesgos que dejan de producirse pero no lo es a la hora de tener libertad para instalar o probar aplicaciones, y cualquier otro recurso disponible para nuestros móviles, tablets, etc. Quienes pertenecen a este programa ven limitadas sus cuentas a la hora de acceder a ciertos datos, se les bloquea la posibilidad de instalar ninguna aplicación de fuentes que no sean fiables, salvo que las tengan ya en el terminal antes de acceder a ese programa, y las restricciones para utilizar su cuenta en otros dispositivos se ve seriamente limitada. Así que, como siempre, tendremos el eterno dilema encima de la mesa: ¿compensa cambiar libertad por seguridad?