GRACIAS A LA UNIVERSIDAD DE ROCHESTER

GRACIAS A LA UNIVERSIDAD DE ROCHESTER

Este algoritmo te ayudará a no escribir a tu ex (o tu jefe) cuando hayas bebido

En serio, esto es lo que necesitamos. Esto y no otra cosa. Esto. Gracias, tecnología: por fin eres verdaderamente útil.

No escribas a tu jefe en estas condiciones
No escribas a tu jefe en estas condiciones | Agencias

Todos tenemos más o menos interiorizado un pensamiento en la cabeza: si bebes de más, no escribas a tu ex. Ni aunque te parezca la mejor idea del mundo. Ni aunque no pase nada. Ni aunque... que no, que no lo hagas.

Sin embargo, de la teoría a la práctica hay un hecho, y todos tenemos un detector para saber si esa persona 'especial' decidió escribirnos cuando se había bebido hasta el agua de los floreros: la hora del mensaje enviado... y el acierto a la hora de escribir bien las palabras en el teclado de su smartphone.

Pero tenemos una buena noticia. Por fin la tecnología sirve para algo que realmente necesitamos: detectar que estamos borrachos y, con el tiempo, sugerir que mejor no usemos el teléfono, no sea cosa que vayamos a liarla innecesariamente.

Y es que un grupo de investigadores de la Universidad de Rochester ha desarrollado un preciso algoritmo que es capaz de saber si una persona ha bebido o no en función de los tuits que manda al mundo exterior.

¿Cómo tuitea alguien que ha bebido?

El análisis constó de dos pasos. En una primera fase, los investigadores rastrearon los tuits en los que los usuarios manifestaban estar bebiendo alcohol. Tras esa detección, pasaban a analizar los mensajes que esos tuiteros empezaban a mandar a continuación.

Ese trabajo les permitió hacer unas estimaciones de comportamiento social para saber qué y cómo escriben las personas que se han tomado algunas copas de más. Gracias a esto, el algoritmo puede extrapolar esos datos, cruzarlos con otros y adivinar cuándo una persona ha bebido (aunque previamente no tuiteara que estaba bebiendo alcohol).

Este desarrollo científico tiene dos objetivos principales. En primer lugar, poder detectar o anticiparse a los posibles problemas de salud pública que pueda generar una persona que se haya tomado varias copas de más.

En segundo lugar, ayudar al propio usuario. Porque si los investigadores de Rochester son capaces de llegar a detectar una borrachera por el texto que se ha enviado en un mensaje, no hace falta decir que las aplicaciones de mensajería instantánea quizá se peguen por poder hacerse con dicho algoritmo.

C. Otto | @ottoreuss | Madrid | 18/04/2016

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.