TecnoXplora » Internet » Ciudad con ley

INTERNET, CIUDAD CON LEY

¿Qué debes hacer si descubres la paliza a un menor en Youtube?

Descubres un vídeo con un suceso brutal y horripilante, encuentras un anuncio en el que alguien vende droga u otro en el que se ofrecen a matar gente a cambio de dinero. Si no nos remites esta información de la manera adecuada, es muy probable que queden impunes. Te explico con ejemplos cómo puedes ayudarnos.

¿Qué hago si descubro la paliza de un menor en Youtube?

Silvia Barrera ¿Qué hago si descubro la paliza de un menor en Youtube?

Publicidad

El tiempo es oro en la Red Te están humillando o te han amenazado públicamente en una red social, han colgado tus fotos íntimas, hay un vídeo en Youtube donde le propinan una brutal paliza a un menor o has visto publicado en un foro o página web un contenido sospechoso o delictivo: "Sicario se ofrece para dar palizas"; "Venta de pasaportes y certificados falsificados"; "Hackers que se ofrecen para acceder sin consentimiento a una cuenta de mail o Facebook"… Nos habéis remitido cientos de correos electrónicos con información parcial, incompleta o ilocalizable. Parece simple, pero no lo es. ¿Quién lo ha publicado/remitido? ¿Cuándo? ¿Dónde? y ¿Por qué?

Soy amiga de las comparaciones "operativas" con el mundo físico para que lo entiendas mejor: 

Cuando ocurre una muerte violenta, la Policía tiene establecidos unos protocolos muy escrupulosos y detallados para la recogida de muestras y evidencias. Imagina que has sido testigo del hecho y, con la intención de ayudar, te metes en la escena del crimen y te limitas a coger muestras de pelos, sangre o ropa de la víctima como puedes, en un papel o pañuelo, lo echas al bolsillo y a Comisaría. Esas pruebas, ya no valen. Lo ves obvio, ¿verdad? Nunca lo harías. Entonces, ¿por qué no se ve tan obvio la presentación inadecuada de pruebas electrónicas, así como el detalle impreciso de la información que se quiere denunciar?

Existen datos clave
En la Red, no vale todo como prueba, y menos capturas de pantalla mal detalladas, impresas en un papel o pantallazos imprecisos de la información que nos remites para la comprobación de un hecho. No podemos encontrar la información que ves en tu ordenador si antes no nos facilitas datos clave que nos ayuden a situarla. No llevo la cuenta de la cantidad de investigaciones que ni tan siquiera se han podido iniciar por no dejar constancia correcta de los hechos denunciados o comunicados. Es una responsabilidad de todos. 

La rapidez , lo más importante
Rápido, no pierdas tiempo. Ante cualquier contenido sospechoso, trata de registrar y guardar la información que te voy a detallar. Si no lo ejecutas correctamente, corremos el riesgo de que la información desaparezca porque ha sido cancelada, borrada por el administrador del servicio web o por el propio autor de la publicación.

Errores más frecuentes
Si localizas un perfil, vídeo o web con cualquier actividad o publicación que te resulte sospechosa o inapropiada, no te limites a reportarlo con un recorte aislado del mismo contenido.

Con solo el nick “Juan” ¿Cuántos “Juanes” puede haber en Facebook? Aunque pudiésemos determinar qué perfil nos estás reportando, necesitamos tener la absoluta certeza.

Debes saber que cada uno de los usuarios de las redes sociales tiene su propio identificador. Si no sabes cómo obtenerlo, sirve que vayas a la página principal o de inicio del perfil o cuenta que te interese reportar y copiar la URL (nombre de la página web) de la barra de direcciones que estés visionando del perfil. El nick (ejemplo: "@sbarrera0") también es fundamental, aunque ya venga implícito en el identificador.


Si encuentras cualquier anuncio sospechoso…
Los datos clave: tantos como puedas aportar. Como mínimo, la URL de la barra de direcciones y todos los datos que nos ayuden a situar el anuncio: sección, usuario/referencia de publicación, fecha y hora y cualquier otro concreto.

Observa la diferencia. En el primera captura, ni siquiera tenemos la dirección web donde está publicado el anuncio. Únicamente tenemos el texto. Sí, alguien vende cocaína. Dice estar localizado en Madrid. Como intuirás, el dato de la localización es falso.


El administrador de esta página web necesita, como mínimo, la dirección web, así como la referencia del anuncio. Si facilitas la fecha y hora de publicación podrá encontrarlo fácilmente en su gran base de datos.

Referencia los vídeos
Si estas visionando un contenido inapropiado en cualquier web, NO nos remitas capturas a modo de fotograma. Lo ideal sería que te descargases inmediatamente el vídeo. Al menos, si el perfil es suspendido o el autor lo borra, tendríamos la posibilidad de analizar detenidamente su contenido. Hay programas gratuitos que te permiten descargarte el archivo de vídeo. En muchas ocasiones, lo visionas desde el móvil o el archivo es muy pesado como para enviárnoslo por email. En ese caso, no pierdas el tiempo y, al igual que con las anteriores referencias, nos vale la URL o la dirección web del vídeo y el nombre del canal del usuario que lo publica.

No obstante, aunque estas capturas de pantalla son, generalmente, admitidas en un proceso judicial, existen aplicaciones como http://www.egarante.com/que te permiten realizar una copia exacta del contenido de la página que te interese reportar y certifican que no ha sido alterado. Sólo tienes que introducir la URL (la dirección en la Red que te he mostrado) de la página que desees y posteriormente te lo envían al correo que desees en formato .pdf. 

Para finalizar, y aunque parezca muy básico, quiero que te quedes con un ejemplo. Nos remiten muchas capturas de la forma que ves en la siguiente imagen.

Por supuesto, evitad incluir el fondo de vuestro escritorio. Podrá ser muy bonito pero no aporta ningún dato de interés y, lo que es peor, estropea la captura. Mirad lo que ocurre a continuación si ampliamos la imagen ¿Qué veis? Lo mismo que yo, nada.

Tened en cuenta estas primeras nociones básicas sobre cómo reportar la información. Hablaré de más casos en artículos posteriores. Si no lo hacéis así, estáis/estamos perdiendo tiempo y esfuerzos y, lo que es peor, permitiendo que otros queden impunes.

Publicidad