TecnoXplora » Internet

DARÁS LAS GRACIAS POR HABERLOS CONOCIDO

Atajos de teclado imprescindibles para Windows

El ratón, ese familiar plástico abombado que se acopla gratamente a nuestra mano, a veces resulta desesperante de manejar. Que no cunda el pánico: para algo existen los atajos de teclado.

Los dos teclados tienen retroiluminados

TecnoXplora Los dos teclados tienen retroiluminados

Publicidad

Windows es un lugar hecho por y para los ratones –por algo está costando tanto adaptarlo a la interfaz táctil–, pero el teclado permite algunos atajos que dan mil vueltas a los clics. Hemos hecho una selección de los más útiles para aligerar un poco el día a día frente a la pantalla. Eso sí, estos atajos de teclado funcionan a partir de Windows Vista. Puede que algunos no valgan en XP, que oficialmente está enterrado (en vida).

Comando para buscar

Empezamos con Ctrl+F, el superhéroe de los atajos de teclado. Si alguna vez tienes que buscar una palabra en un texto de varias hojas de Word te sentirás tremebundamente agradecido a quien inventara este comando (por cierto, ¿quién diablos fue?).

Si donde tienes que encontrar el dichoso término es en un PDF de 200 páginas o en un Excel interminable querrás ponerle un altar. Por supuesto, Ctrl+F también sirve para navegadores, lo cual facilita enormemente la vida a muchos asiduos de Wikipedia.

Comando para deshacer

Hablando de poner altares a los que inventaron atajos de teclado sin duda gana Ctrl + Z ¿Quién no ha estado a punto de blasfemar como un golem al hacer un movimiento involuntario y perder lo que tenía escrito, diseñado o dibujado?

Pero rápidamente nos acordamos y (con cautela, como si no quisiéramos estropear la magia que se va a producir) presionamos ‘Ctrl’ + la letra ‘Z’. Milagrosamente todo vuelve a ser como antes. Hay momentos en los que desearías que existiera un comando para así la vida real. Al menos existe en Windows.

Este hombre ha perdido todo su trabajo y no conoce el Ctrl+Z

Comandos para texto (e imagen)

A la hora de escribir cualquier tipo de texto, los Ctrl + C para copiar, Ctrl + X para cortar y Ctrl + V para pegar son básicos. Aunque se pueden completar con Ctrl + B para poner en negrita ('black', si bien las versiones de Microsoft Office en español atienden a Ctrl + N, de 'negrita').

Sin salir de los textos, se puede utilizar Ctrl + A o Ctrl + E, según el tipo de programa abierto, para seleccionarlo todo. Estos comandos también sirven con otros objetos, como la imagen abierta en un software de edición de fotografía o los iconos de una carpeta.

Comandos para gestionar Windows

En cuanto a la gestión de Windows, para no recorrer un camino eterno cada vez que queremos abrir un programa escondido en las profundidades del disco duro, se puede presionar la tecla con el símbolo de Windows + R. Aparecerá una ventana para ejecutar cualquier programa, solo hay que escribir el nombre, por ejemplo ‘notepad’.

Si tienes más de 12 ventanas abiertas y te estás empezando a agobiar puedes pulsar Win + M para minimizar todo de un plumazo. Y, por supuesto, Ctrl + Tab permite moverse en vista previa entre las ventanas abiertas para encontrar la que queremos.

Win+R

Los atajos de teclado también nos permiten ponernos drásticos. Con Shift + Supr se elimina un archivo permanentemente, sin pasar por el limbo de la Papelera de Reciclaje. También es útil el comando Win + L, que bloquea el equipo en menos de lo que se tarda en chascar los dedos. Si lo que interesa es iniciar el Administrador de tareas los botones mágicos son Ctrl + Shift + Esc.

Anexo: para navegadores

Uno de los programas que usamos durante más tiempo en un PC es el navegador, porque, ¿de qué sirve hoy en día un ordenador sin internet? De poco. De ahí que comandos como Ctrl + Tab, que permite saltar a la siguiente pestaña, o Ctrl + Shift + Tab, que cambia a la pestaña anterior, merezcan realmente la pena.

Para abrir una nueva pestaña pulsaremos Ctrl + T y si lo que necesitamos es una ventana nueva, Ctrl + N. Y como todo lo que se abre (normalmente) se puede cerrar, el comando Ctrl + W cierra automáticamente la pestaña en la que nos encontramos.

Un último atajo que a veces produce una oleada de satisfacción al usarlo: Ctrl + L. Al pulsar esta combinación la URL de la barra de direcciones se seleccionará y estará lista para que escribas cualquier otra en su lugar.

Publicidad