TecnoXplora » Internet

FUERTE COMPETENCIA DE LAS STOCK PHOTOS

Así es The List, la app de Creative Commons para acabar con las fotos de recurso

La enciclopedia virtual más grande del mundo, los periodistas para sus artículos, los profesores para sus libros de texto... Numerosos profesionales necesitan imágenes para ilustrar su trabajo, y Creative Commons quiere poner en manos de los usuarios la obtención de esas fotos.

Lista de aplicaciones Creative Commons

Agencias Lista de aplicaciones Creative Commons

Publicidad

The List es una aplicación, ya disponible en fase beta, que funciona como una lista de deseos: esta es la imagen que necesito, ¿quién puede conseguirla y ponerla a mi disposición en formato libre?

“Creative Commons necesita una foto de una señal de tráfico”, “una foto de una motocicleta”, “una foto de aperitivos”, “una foto de un árbol”, “una foto de joyas”... Son algunos de los encargos que aparecen en forma de tarjetas de colores, que se aceptan o rechazan al estilo Tinder, cuando el usuario (potencial fotógrafo) abre la nueva app de la organización sin ánimo de lucro. Se llama The List y llega para poner un clavo más en el ataúd de las infames fotos de recurso.

Si tienes un blog y escaso presupuesto, si diseñas carteles o campañas de publicidad, si eres periodista y estás harto de ilustrar tus reportajes con las cuatro fotos de siempre... En definitiva, si trabajas con imágenes habitualmente, seguro que conoces y has utilizado alguna vez el socorrido y práctico buscador de Creative Commons (CC). Es la forma más cómoda y rápida de localizar fotografías que se pueden usar gratis, sin pagar al autor por los derechos: solo hay que cumplir los requisitos de cada licencia (citar al creador de forma apropiada, compartir tu obra también en CC...)

Este popular motor de búsqueda se encarga de centralizar las peticiones a otras plataformas que albergan contenido reutilizable, como Flickr o incluso Google Imágenes, pero tiene un importante inconveniente: las fotos son las que son y no siempre está la que necesitamos. El catálogo, aunque crece cada día, es aún bastante limitado. Por eso el objetivo de The List es superar esta limitación conectando a los que ofrecen y demandan imágenes a través de listas de deseos.

“Las organizaciones crean listas de localizaciones, personas y eventos que necesitan fotografiar. Los usuarios que están en el lugar adecuado en el momento previso pueden escoger un elemento de la lista, fotografiarlo y publicar su obra”, explican Ryan Merkley, CEO de Creative Commons.

“Todas las fotos de The List están protegidas con licencias libres, lo que significa que cualquiera puede usarlas”, añade.

La idea de poner en contacto a los fotógrafos altruistas con personas y organizaciones interesadas en cierto tipo de imágenes se le ocurrió a Merkley tras leer un artículo de la revista Wired titulado “Solo tú puedes derrocar la tiranía de las infames fotos de recurso”, que abogaba precisamente por la desinteresada colaboración de los internautas a través de las licencias CC, nacidas a principios de siglo.

Fueron los abogados y activistas Lawrence Lessig y Hal Abenson los que, con el apoyo económico del Center for the Public Domain, fundaron la organización en 2001. Siete años más tarde, en 2008, su base de datos ya albergaba unas 130 millones de obras licenciadas en CC. A finales de 2011, más de 200 millones de fotografías estaban protegidas por una de estas licencias solo en Flickr.

The List está todavía en fase beta, pero ya puedes probarla, si tienes un terminal con sistema operativo Android. Aunque todavía no es gran cosa (se echan en falta, por ejemplo, algunas imágenes impactantes que inviten a coger la cámara y lanzarse a cumplir encargos), el equipo de Creative Commons está trabajando con la agencia canadiense de 'marketing' digital Playground Inc. en una versión más avanzada, y buscan financiación “para llevar la 'app' a los usuarios cotidianos”. De momento, los recursos provienen de una beca de la conocida Fundación Knight.

¿Será capaz de sentenciar a las infames fotos de recurso? Eso depende, en gran medida, de que los usuarios que hagan las veces de fotógrafos no caigan en los mismos errores que los profesionales de las típicas agencias. Casi todas las imágenes de 'stock' están cortadas por el mismo patrón, a menudo revelando estereotipos de género que van de lo alarmante a lo bochornoso. Algunos formatos incluso evolucionan, como la "mujer riendo sola con una ensalada" que se convirtió en la "mujer riendo sola con una tableta".

El escaso realismo de las fotos de recurso ha dado origen a innumerables parodias (un vistazo a este perfil de Twitter te puede alegrar el día) y no pocos 'memes'. La mujer del futuro que reza con una mazorca de maíz entre las manos (¿transgénicos?), el hombre encorbatado con un pasamontañas (¿un 'hacker'?), los indios que admiran su primer fajo de billetes, la conejita obesa, el bebé grandote con gorrocoptero que sale de una caja...

Los modelos también se repiten incansablemente, hasta tal punto que algunos se han convertido en superestrellas de la Red. Quizá la más famosa es Ariane, conocida como 'The Overexposed Model', que tiene más de 10.000 fans en Facebook y un Tumblr que recopila todas sus apariciones. También  es posible que te suenen 'The Everywhere Girl', la chica de Obamacare o “el hombre más descargado del mundo”

Los que se animen a posar para las fotos de The List tendrán que valorar los riesgos. A veces tanta exposición se convierte en un problema, sobre todo cuando tus amigos y familiares descubren una imagen tuya ilustrando algún artículo de temática comprometida. Le sucedió a Samantha Owens - “sexo en grupo con señores mayores y obesos” -, a Kyle Roux – un gay en un anuncio para “curar la enfermedad” (sic) – y a los protagonistas de fotos sobre disfunción erectil. Si decides participar y no llevas cuidado, también te puede suceder a ti.

Publicidad