Si eres de los que tiene su propia dirección de email, con un dominio comprado y un servicio de correo específico que casi te encargas de mantener tú, sabrás lo duro que es evitar que el SPAM o los mensajes maliciosos se cuelen entre los que de verdad importan. En estos casos hay que contratar filtros, antiSPAM y productos de todo tipo para evitar que todas esas amenazas lleguen si quiera a mostrarse en la bandeja de entrada.

Ahora bien, si prefieres el método sencillo y despreocupado de disponer de una dirección de correo electrónico de alguna de las grandes compañías, como Google, entonces puedes estar (más o menos) tranquilo, ya que son ellas las que se encargan de hacer de stopper para impedir que los intentos de phising nos alcancen. Ahora bien, que no tengamos noticias de este tipo de correos electrónicos no significa que hayan desaparecido por arte de magia: simplemente es que no los vemos. Y precisamente eso es lo que ha hecho Google, contar cómo, en estos tiempos del coronavirus y del aumento de las ciberamenazas online, impide que todo ese ruido acabe en nuestros ordenadores y smartphones.

¿Cuántas amenazas son neutralizadas todos los días?

Bueno, pues por poner una cifra, los de Mountain View hablan de que diariamente bloquean más de 18 millones de amenazas que tienen que ver con la pandemia del coronavirus. ¿Os parece mucho? Analistas como los de Barracuda fijan el crecimiento porcentual de estos intentos de ciberataque durante el mes de marzo en un 667% respecto del pasado mes de enero, cuando la vida era aburridamente normal.

Malware | Pixabay

Y lo que más destaca, además de esa cifra y su porcentaje, es que la gran parte de todos esos emails maliciosos bloqueados tenían como principal excusa temas relacionados con la crisis del Covid-19. Concretamente, se hacían pasar por empresas importantes y, de todas ellas, una destacaba sobre todas las demás: la Organización Mundial de la Salud (OMS). Como sabéis, los intentos de phising se aprovechan de esa apariencia de veracidad de las webs fakes a las que nos redigigen para sacarnos todo tipo de datos. Incluyendo los bancarios, por lo que si cometemos el error de hacerles el trabajo, podemos terminar con la cuenta en números rojos.

Pero ojo, que ese dato de los 18 millones son los que pertenecen a la categoría de malware o phising, pero si generalizamos y nos vamos a la categoría de correo no deseado, entonces esa cifra se dispara hasta los 240 millones. Lo que no quiere decir que la totalidad de todos ellos supongan amenazas. Muchos podrían simplemente ser ofertas para comprar artículos o cualquier otro tipo de comunicación comercial.

Este bloqueo sistemático de amenazas maliciosas se lleva a cabo gracias a un algoritmo de aprendizaje automático que desarrolla Gmail y que, según Google, alcanza una tasa de éxito del 99,9%. Como siempre, y por si nos toca ser parte de ese 0,1%, lo mejor es NO ABRIR NUNCA correos de remitentes que no conozcamos y, mucho menos, hacer lo mismo con archivos que podrían ser una amenaza seria para el ordenador. Así que estáis avisados.