Mantener la distancia social, ese es el nuevo mantra que debemos aplicar todos nosotros para contribuir de la manera más directa a la desescalada y luchar contra la expansión del COVID-19. Un distanciamiento social que hay que seguir en todos los casos, situaciones en las que nos puede ayudar más que nunca la tecnología, como a la hora de tomar a alguien la temperatura. En estos tiempos ya no tiene sentido utilizar los termómetros corporales tradicionales, que implican estar en contacto con la persona que podría estar infectada, o a la que le queremos tomar la temperatura. Este tipo de termómetros digitales son perfectos no solo para tomar la temperatura a familiares, sino en espacios públicos, donde la toma de la temperatura es instantánea. Lo mejor de todo, podemos hacer un histórico de temperaturas, ya que se pueden conectar a nuestro teléfono móvil.

Termómetros inteligentes para mantener la distancia

Normalmente este tipo de termómetros son perfectos para mantener el distanciamiento, ya que no es necesario tocar a la personas que le tomamos la temperatura, basta con mantener el termómetros a unos cinco centímetros de la frente para poder tener una lectura completa. En este caso nos fijamos en uno de la prestigiosa firma Withings, que nos ofrece no solo este método para poder medir la temperatura, sino que además es inteligente y se conecta a nuestro teléfono para poder intercambiar datos, lo que hace más sencillo el uso y apreciar una evolución en la temperatura de las personas que medimos.

Termómetro inteligente | Withings

De hecho este modelo de Withings es capaz de almacenar hasta ocho perfiles de personas diferentes. Por tanto desde una app de Withings podemos entrar en estos perfiles y ver todas las temperaturas que se han tomado, un histórico que nos permite ver su evolución, y como decimos todo ello manteniendo la distancia.

Termómetro para tu teléfono móvil

Al igual que ayer os contábamos cómo convertir el teléfono o la tableta en un dispositivo con cámara térmica, podemos hacer algo similar para dotar a un teléfono de un termómetro infrarrojo, que puede tomar la temperatura acercándolo al tímpano o la frente. Se trata del termómetro inteligente Oblumi Tapp, que se conecta al Jack de auriculares del teléfono, y que cuenta con un sistema de medición de la temperatura por infrarrojos. Solo tienes que instalar la app en tu móvil y ver en tiempo real la medición de la temperatura que hace este dispositivo.

Termómetro infrarrojo que se acopla al móvil | Oblumi

Como en el caso del anterior se pueden crear perfiles y almacenar un historial de las temperaturas que hemos tomado. Por tanto es una buena solución para llevar siempre encima un termómetro, ya que cuando no lo necesitamos podemos sacarlo del Jack de auriculares y guardarlo hasta un nuevo uso. En este caso sí hay algo de contacto con la persona a la que tomamos la temperatura, pero es mínimo, y además la lectura es instantánea, por lo que no debe permanecer varios minutos pegados al cuerpo del paciente, como en el caso de los tradicionales.