TecnoXplora » CienciaXplora » Ecología

UNA ESPECIE EXÓTICA INVASORA

Las cotorras argentinas invaden España

Este loro sudamericano invade nuestro país con picaresca, trabajo en equipo y malas artes.

Ejemplar de cotorra argentina fotografiada en un parque madrileño

Jorge F. Orueta-SEO/BirdLife Ejemplar de cotorra argentina fotografiada en un parque madrileño

Publicidad

Javier Salas | Materia para CienciaXplora | @javisalas | Madrid
| 24.01.2014 00:30

Hay animales que llevan en la sangre una capacidad innata para adaptarse a todo tipo de entornos, resistir cualquier contratiempo, aprovechar cada circunstancia… y luego están las cotorras argentinas.

Este loro sudamericano ha invadido España, desde Barcelona a Tenerife pasando por Salamanca, gracias a sus increíbles aptitudes para colonizar cualquier territorio exprimiendo sus recursos y desplazando a las aves locales. La cotorra argentina es, por méritos propios, una de las especies exóticas invasoras de mayor éxito y que más problemas causan a las organizaciones conservacionistas e incluso a los ayuntamientos españoles.

Los primeros ejemplares de esta especie de loro se avistaron en el parque de la Ciutadella de Barcelona en 1975, seguramente abandonados: son muy inteligentes y son de las aves que más rápido aprenden a hablar… pero luego no callan: “Es un animal muy ruidoso y ocasiona muchas molestias en el hogar, lo que está posiblemente en el origen de las liberaciones”, explican desde SEO/Birdlife, la ONG ornitológica más importante. Hemos acudido a sus expertos Nicolás López y Jorge F. Orueta para que nos expliquen cómo es posible que ahora se cuenten por millares en toda España y a la luz de sus explicaciones no es nada difícil de entender.

Se concentran en las grandes urbes, en buena parte del litoral peninsular y en los archipiélagos balear y canario, buscando su clima más templado. En Madrid se calculó en 2005 que la población alcanzaba los 2.000 ejemplares y en Cataluña superaban los 4.000 ejemplares en 2011. Y su crecimiento es vertiginoso, ya que son unos animales muy prolíficos, con nidadas de entre cinco y ocho huevos que suelen prosperar adaptándose a todos los climas: “Están protegidos del frío o calor gracias a la protección térmica que proporcionan las cámaras de los nidos coloniales”, explican los expertos de SEO.

Las cotorras argentinas se mueven en grandes grupos que colaboran desde espantando depredadores como construyendo estos grandes refugios colectivos, una excepción entre las aves de su clase, que se limitan a buscarse la vida individualmente en cavidades. No hay enemigo que pueda con esos nidos: “Los depredadores nativos no cuentan con técnicas de caza suficientemente eficaces para limitar sus poblaciones”.

Además, en una demostración de inteligencia adaptativa extraordinaria, se ha documentado como algunas poblaciones de cotorras argentinas bajan la voz al comunicarse con sus llamadas habituales en presencia de un halcón peregrino y optan por volar por lugares más resguardados.

De este modo, con un alto ritmo de reproducción y sin depredador que las frene, crecen y crecen sin problemas. Además, no son nada exquisitas y comen casi cualquier cosa, siendo mucho más omnívoras que otros loros, lo que facilita su adaptación a nuevos medios.

No obstante, su sentido colectivo de la existencia no siempre está centrado en su propio bienestar y seguridad. En ocasiones se dedican a la depredación de huevos y pollos de otras aves, llegando incluso a provocar extinción de especies locales y depredación de especies autóctonas, como es el caso de urracas y gorriones, a los que dejan sin recursos y espacio físico en el que anidar. Son ruidosas hasta el punto de hacer perder los nervios a los vecinos que viven en viviendas próximas.

Y además, esos grandes nidos-comuna en los que viven pueden alcanzar hasta 100 kilos de peso, destrozando árboles y otros equipamientos (torres eléctricas, antenas) en parques y jardines, lo que supone costosos gastos para los consistorios. Si anidan cerca de cultivos o árboles frutales, el resultado puede ser devastador.

Lo peor es que se sigue extendiendo: “Aunque cada población puede seguir ritmos y evoluciones diferentes, parece existir una tendencia general positiva en nuestro país. Un modelo recientemente elaborado apunta a que en la actualidad ocupa únicamente una cuarta parte del total del territorio que se considera favorable para ella. Por tanto, es muy probable que en un futuro próximo continúe su expansión y crecimiento”, explican en SEO/Birdlife. En Cataluña, las poblaciones de cotorra argentina tienen un ritmo anual de crecimiento de un 9% y en Barcelona este ritmo se dispara hasta el 14%.

Por todo ello, las cotorras argentinas están catalogadas como especie exótica invasora, por lo que se prohíbe su tenencia y comercialización. “En el Reino Unido, donde la población es incipiente, se ha planteado seriamente la erradicación total de esta especie invasora. Aquí -añaden los expertos de SEO/Birdlife- todavía estamos a tiempo de controlar sus poblaciones erradicando nidos, huevos y adultos y controlando el comercio ilegal, que ha aumentado desde que se prohibió”.

Publicidad