TecnoXplora » CienciaXplora » Divulgación

CIENCIA DEL SUEÑO

¿Es posible aprender durmiendo?

Un estudio muestra que nuestro cerebro es capaz almacenar nueva información mientras dormimos, pero eso no incluye aprender cosas per se.

Alimentos para dormir bien

Salterra Alimentos para dormir bien

Publicidad

La idea de aprender algo durmiendo es sin duda atractiva, especialmente para aquellas personas que no tienen tiempo de hacerlo durante el día o que, sencillamente, son vagas. Sin embargo, la realidad es que no es posible aprender conocimientos nuevos mientras descansamos, aunque un reciente estudio ha demostrado que mientras dormimos sí podemos crear nuevos recuerdos.

Estudios anteriores ya habían mostrado que durante el sueño se afianzan los conocimientos y los recuerdos que hemos adquirido durante el día, que es un proceso importante para el aprendizaje.

Sin embargo, los autores del nuevo estudio aseguran que han observado que la memoria "puede ser formada o suprimida durante el sueño, dependiendo de la fase de sueño”. Es decir, que mientras dormimos no sólo se afianzan los recuerdos, sino que también se puede generar nueva información.

Para llegar a esta conclusión los científicos realizaron una serie de experimentos con una veintena de voluntarios. Mientras los individuos dormían se emitía un ruido continuo en el que se habían incluido una serie de patrones acústicos tan rápidos que eran prácticamente inaudibles.

Posteriormente, ya con los participantes despiertos, los investigadores volvieron reproducir las grabaciones y preguntaron a los voluntarios si eran capaces de reconocer algún patrón en el ruido y observaron que los reconocían mejor cuando los habían escuchado mientras dormían.

Sin embargo, estos resultados no eran independientes de la fase del sueño: el sueño de un mamífero se divide esencialmente en dos ciclos, uno denominado REM y otro no REM. Ambos ciclos se alternan durante la noche y el REM se identifica fácilmente porque se produce un movimiento rápido de los ojos (de ahí su nombre, que corresponde a la siglas en inglés de 'Movimiento Rápido de Ojos').

Los investigadores observaron que durante la fase REM la formación de memoria era más efectiva, ya que los voluntarios reconocían mejor los patrones cuando los habían escuchado durante ella. Por el contrario, si la exposición de los sonidos se realizaba en la fase no REM, el rendimiento de los voluntarios era sensiblemente peor.

La diferenciación entre ambas fases de sueño también se puede hacer mediante un encefalograma, que permite medir las ondas de actividad cerebral. Gracias a estas medidas los investigadores confirmaron que hay una diferencia “entre el sueño que facilita la formación de la memoria (sueño REM) y el sueño en el que se produce una supresión del aprendizaje (sueño NREM)”.

Obviamente, esto no quiere decir que los viejos métodos para aprender idiomas durmiendo sean efectivos, que no lo son, pero abre una puerta interesante sobre el funcionamiento de nuestro cerebro y sobre cómo funciona nuestra memoria mientras dormimos.

Publicidad