Un estudio que se inició en 2015 trató de comprobar los posibles efectos que puede tener el consumo de la marihuana. La primera hipótesis a la que se llegó fue que el consumo de alcohol es más perjudicial al volante que el de cannabis. Ahora, los investigadores de la Universidad de San Diego en California quieren comprobar la veracidad de esta primera teoría, y para ello necesitan a personas adultas que hayan fumado cannabis. Según el Centro Médico para la Investigación de Cannabis, los elegidos tendrán que fumar marihuana y someterse después a una prueba en la que deberán simular que están conduciendo.

Los investigadores han comprobado que efectivamente el consumo de cannabis perjudica menos al volante que el consumo de alcohol. La diferencia entre este experimento y otros anteriores es que las personas que se sometan voluntariamente a este estudio lo harán sin esperar ningún tipo de remuneración a cambio.

En otros experimentos de gran repercusión, los voluntarios que participaron sí obtuvieron una recompensa. Alguno de los casos más significativos fueron:

WhatsApp ofrece 42.000 euros para combatir las fake news

El programa que lanzó la compañía de Mark Zuckerberg, donde WhatsApp ofrecía la escalofriante cifra de 42.000 euros a aquellas personas que les ayudaran a combatir las "fake news" y a luchar contra la desinformación. Aunque la recompensa no fue sólo esa. También, ofreció un programa como premio llamado "WhatsApp Research Award". Además, los ganadores estaban invitados a los talleres que organizara WhatsApp en Menlo Park (California).

Unos estudiantes se dejan infectar por un gusano por 1.200 euros

Otro de los ejemplos más recordados fue el experimento en el que 17 jóvenes pusieron en riesgo su salud al dejarse infectar por un gusano a cambio de recibir 1.200 euros. Los 17 infectados estuvieron bajo control en todo momento ya que las larvas eran masculinas y la infección se hizo directamente en la piel, por lo que no había riesgo de que se reprodujera por el organismo.

14.000 euros por donar tus heces

Y el tercer caso significativo fue que el Centro Nacional de Trastornos digestivos de Australia empezó a retribuir con más de 14.000 euros a aquella personas que donaran sus heces para fines médicos, con el objetivo de ayudar a otras a mejorar su calidad de vida.