UN MÉTODO MENOS INVASIVO

UN MÉTODO MENOS INVASIVO

Investigan una alternativa reversible a la vasectomía inspirada en los cócteles

Unos investigadores chinos prueban con ratas unos geles que se inyectan en los conductos deferentes y son lo suficientemente densos para evitar el paso de los espermatozoides. Para disolver el ‘tapón’, basta con aplicar una luz infrarroja.

No volverás a ver igual los cócteles de tu ‘pub’ favorito
No volverás a ver igual los cócteles de tu ‘pub’ favorito | Pixabay

Los hombres solo tienen dos métodos anticonceptivos: los preservativos y la vasectomía. Los primeros pueden fallar a veces y la segunda implica una operación para toda la vida, aunque en los últimos años se ha demostrado que se puede revertir. Ahora, unos biólogos de la Universidad de Nanchang (China) han estado trabajando en un método menos invasivo y temporal para los hombres.

La propuesta es una inyección que crea capas que impiden que salga el semen. Los investigadores se han inspirado para ello en los cócteles o chupitos que tienen varias capas de líquidos, gracias a la diferente densidad de estos. De momento, el equipo ha hecho el experimento en ratas.

El hombre solo necesitaría una inyección en los conductos deferentes (los que transportan el esperma a la uretra) para que las capas comenzaran a funcionar. La primera es un gel con base de algas que se solidifica con tal densidad que los espermatozoides no pueden cruzarla; la segunda es otro gel que disuelve la capa anterior. En medio, una especie de película con partículas de oro.

Cuando el hombre quisiera volver a ser fértil, bastaría con aplicarle una luz infrarroja, que calentaría el oro y derretiría la segunda capa para que disuelva la capa con base de algas. En la actualidad también se están probando otros anticonceptivos que tienen la función de barrera, pero este sería el primero que se diluye.

A científicos independientes, que no han trabajado con el equipo, les atrae la idea. Catherine VandeVoort, del Centro Nacional de Investigación con Primates de California, dirige el departamento de endocrinología reproductiva e infertilidad, y ha calificado la idea como “bastante atractiva”. Ella ha hecho pruebas parecidas en monos. Sin embargo, se pregunta por la duración de las capas si al hombre no le da por pedir la luz infrarroja, ya que el estudio no lo aclara: algunas de las ratas usadas inseminaron a las hembras dos meses después de las inyecciones y sin haberles aplicado la luz.

Ciencia en TecnoXplora | @TecnoXplora | Madrid | 08/02/2019

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.