TecnoXplora » CienciaXplora » Divulgación

UN AUTÉNTICO 'MATHLETA'

El futbolista que susurraba a los grafos

Que las matemáticas pueden ser de utilidad para el fútbol ya lo hemos contado. De hecho, desmontamos al pulpo Paul usando grafos. Pero, ¿y al revés? ¿Pueden los futbolistas hacer algo por las matemáticas? Hemos encontrado a uno que sí, que estudia Teoría de Grafos

El futbolista de la Teoría de Grafos

Ilustración de Raquel Garcia Ulldemollins El futbolista de la Teoría de Grafos

Publicidad

A veces pienso que es injusto que las masas le dediquen tanta atención a deportistas que poco van a aportar a la humanidad mientras que los científicos que están luchando día a día por mejorar la vida de todos lo que reciben son recortes que parece que a nadie le importa. Estamos hipotecando nuestro futuro como país ante la indiferencia de todos. Y nosotros, pobres ilusos, nos agarramos a los pocos ejemplos de híbridos entre deportistas y científicos para intentar vender nuestro producto porque parece que si no es así, poco interés despierta. Bueno, no me quiero poner negativa: pensemos que mientras existan esos ejemplos hay esperanza, aunque bien es verdad que no hay muchos.

Si queremos uno de la suficiente calidad en deportes y matemáticas nos tenemos que remontar a Bohr, pero no Niels Bohr (aunque algunos dicen que jugó de portero), sino a su hermano pequeño Harald Bohr, que jugaba de defensa a un primerísimo nivel. Tanto que jugó la final olímpica de 1908 (Dinamarca perdió 2-0 contra Inglaterra, aunque en las semifinales los daneses habían batido un record que aún perdura al ganar por 17-1 a Francia).

Harald fue también un matemático de primera línea, muy interesado en la hipótesis de Riemann (tal vez el problema matemático más importante entre los que permanecen abiertos) y amigo y colaborador de Hardy (el descubridor de Ramanujan) entre otros. Se puede decir que Harald Bohr fue un matemático que practicó el fútbol.

En el otro extremo nos encontramos, por ejemplo, con Juan Mata, campeón del mundo con España (creo que les será fácil encontrar en qué mundial ocurrió semejante acontecimiento) y que siempre ha estado muy interesado con las matemáticas. Él propuso uno de los retos que la Real Sociedad Matemática Española conjuntamente con el diario El País proponían para celebrar el primer centenario de la primera. Podríamos decir que Mata es un futbolista al que le interesa las matemáticas: en algún sentido está en el otro extremo del espectro del que se encontraba Harald Bohr.

¿Y en medio? ¿Podemos encontrar algo? La verdad es que yo no conozco ningún ejemplo de alguien que se dedique más o menos al 50% al fútbol y a las matemáticas, al menos si nos limitamos a lo que aquí entendemos por 'fútbol' de aquí. Pero en el fútbol americano, sí. Si hablamos de este deporte  encontramos un buen ejemplo de alguien que se dedica casi al 50% a las dos actividades: John Urschel, un canadiense que juega de defensa (casi 140 kilos pesa el 'angelito') con los Cuervos de Baltimore al más alto nivel de la NFL.

John Urschel

Pero el bueno de John no solo vale para parar a otras masas de músculos y huesos que se dirigen hacia él a 40 km/h, también lanza peso y disco con buenas marcas en ambas disciplinas. Eso sí, lo que llama más la atención es que sin haber cumplido los 24 años ya tiene publicados varios artículos de matemáticas (y uno de astrofísica) en revistas científicas (además, en Teoría de Grafos, una de mis especialidades).

Él se define en su cuenta de Twitter (@MathMeetsFball) como un “matleta” profesional ("'Profesional Mathlete") y presume casi más de sus conocimientos matemáticos  que de sus habilidades en su deporte.

John Urschel resolviendo un problema

Lo que me preocupa es que la NFL tiene un serio problema con los cerebros que portan sus deportistas: hace un par de años pagó 765 millones dólares (bastante más de lo que cobro por esta columna) a 4.500 exjugadores que presentaban daños cerebrales debidos a los continuos golpes recibidos.

Esperemos que nuestro John Urschel no pase a engrosar dicha lista y pueda seguir publicando ¿Quién sabe? tal vez me lo encuentre alguna vez en un congreso: prometo hacerme una foto (creo que ahora se dice 'selfie') con él.

Publicidad