El Síndrome de Munchausen por poderes o SMP, consiste en la invención de la sintomatología de una persona, normalmente en estado de indefensión, por parte de otra. De entre los cientos de casos que se han estudiado al respecto, la mayoría de ellos son madres que proyectan este trastorno a sus hijos, simulando o provocando una enfermedad en ellos, creando una historia, provocando síntomas, alterando pruebas de laboratorio... Estos daños conllevan una asistencia médica innecesaria, perjudicial o potencialmente peligrosa, siendo así un tipo de maltrato tanto físico como psicológico con alta probabilidad de dejar secuelas para toda la vida a la víctima.

En estos casos, la madre muestra una atención e involucración significativa, a veces exagerada, en la situación clínica del niño. Esta se encarga de dar la impresión de que siente una gran devoción por su hijo y es su mejor cuidadora, ejerciendo tal capacidad de convicción que induce al médico a creerla. Además, y como dice el padre de Christopher, que estuvo intentando durante años que los médicos, jueces y trabajadores sociales le creyeran, "el abuso médico le ha sido muy difícil de probar, ya que es difícil entender que una madre pueda hacerle esto a su hijo".

Según muchos estudios, los síntomas que, según el cuidador presenta el paciente, son muy variados, como convulsiones, retención de las heces, vómitos y diarrea, asma, alergias e infecciones, etc. Cuando son tan diversos y múltiples, el diagnóstico es más complicado y difícil de establecer.

El psiquiatra Richard Asher fue el primero en realizar un reporte sobre el Síndrome de Munchausen, publicado en la reviste The Lancet en 1951. Bautizó así el síndrome, inspirado en un aristócrata llamado Karl Friedrich Hieronymus Von Münchhausen, conocido por contar historias espectaculares, exageradas e inventadas, utilizando la imaginación y la mentira, sobre viajes y aventuras. Asher se refiere con este síndrome a personas que buscan ser atendidos en un hospital presentando síntomas físicos o mentales, deseando la atención de profesionales reconocidos.

Sin embargo, no fue hasta 1977 cuando el Síndrome de Munchausen "por poderes" fue descrito por primera vez, por el pediatra Roy Meadow. El quinto Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM V) lo reconoce como "Trastorno Facticio aplicado a otro", y lo clasifica en la categoría de trastorno por síntomas somáticos y trastornos relacionados.

Los expertos advierten que este trastorno acostumbra a ser infradiagnosticado. Un médico suele agotar todas las posibilidades antes de llegar a esta conclusión. Por ello, la revista sobre las ciencias de salud, El Sevier, recomienda que todo médico se haga unas preguntas que se muestran en el vídeo.

Aun así, especifican que todavía no se ha establecido la prevalencia de este trastorno, ya que la mayoría de estudios acerca de este tema han sido construidos en base a estudio de casos.

Se conoce poco acerca de este síndrome, y raramente se considera como diagnóstico diferencial, pero esto es muy importante. Según el DSM, si se reconoce como diagnostico diferencial "puede evitar pruebas diagnósticas innecesarias o incluso invasivas, un daño físico y emocional en las víctimas y costosos ingresos".

La situación es muy delicada, puesto que hay una alta probabilidad de que los daños que le cause a la víctima secuelas a largo plazo, tanto físicos como psíquicos. En cualquier maltrato es difícil determinar el grado de repercusión en la víctima, pero en el caso de este síndrome, los médicos tienen un papel determinante al detectar el caso, ya que de ello depende que se agrave la situación.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Filtrum, acnestis... ¿Sabrías localizar las partes más raras del cuerpo?