El estafador Paco Sanz, que logró engañar a miles de personas, entre ellos personajes famosos, para recaudar dinero a costa de enfermedades falsas, ha sido condenado a dos años de prisión. Tras llegar a un acuerdo con la Fiscalía, en el segundo día del juicio se trata de dilucidar cómo saldará las cuentas con las personas a las que estafó.

Es el caso de Pedro Aguado, exdeportista y presentador, que donó 600 euros como particular, 150 como asociación y además ofreció su imagen para ayudar a Paco Sanz con acciones a través de las redes sociales.

Además del tiempo perdido dedicado a la causa, Aguado alude sobre todo daño moral que cifra en 20.000 euros.

Charo Reina donó 200 euros a Paco Sanz, reconoce que cayó en la trampa y llegó incluso a invitarle a salir al escenario en uno de sus conciertos. Pero no es el dinero lo que le preocupa: "Me siento engañada. Él decía que me tenía mucho cariño, pero debería haber tenido menos cariño y más respeto".

Otros de los artistas afectados son Santiago Rodríguez y Roberto Roca, que dedicaron dos meses a preparar una gala benéfica para recaudar fondos para él. Consiguieron espacios, hoteles, voluntarios que se implicaron.

Más de 8.000 euros reclama el editor de su libro, Alejandro Ruiz. Lo hizo gratis, porque le quedaban seis meses de vida. "Rechacé a varios clientes por dedicarme a esta causa solidaria exclusivamente.

José Mota, David Muro, Nacho Carretero... Todos los engañados coinciden en que lo que debería de hacer Paco Sanz es devolver el dinero estafado y pedir disculpas a la gente, porque este daño llega más allá, les ha hecho desconfiar de las causas solidarias.