Tras escuchar el discurso de Mariano Rajoy, es el turno del resto de partidos. Comenzará Pedro Sánchez, que dispondrá de 30 minutos, al igual que el resto de grupos parlamentarios. Unidos Podemos tendrá que dividir este tiempo para que hablen Izquierda Unida y las confluencias.

Después de oír todas las intervenciones, Rajoy dispondrá de un primer turno de réplica para contestar a todos. Lo hará en conjunto, o de manera individual a cada uno de los representantes, que tendrán otro turno, esta vez de 10 minutos. El candidato podría responder en caso de que la presidenta del Congreso lo permita.

Al finalizar todos los turnos de palabra, se iniciaría la primera votación. Para esta, se necesita mayoría absoluta; es decir, sumar seis apoyos a los 170 que ahora tiene. Al no tener suficientes, el viernes se repetiría el mismo formato.

Esta vez, Mariano Rajoy tan sólo dispondrá de 10 minutos para realizar su intervención. Tras ello, 48 después de la primera votación, se llevaría a cabo la segunda.

Para que sea exitosa, esta vez necesita una mayoría simple. Aunque para ello es necesario que se abstengan 11 diputados. Si Rajoy no es capaz de conseguir tampoco esas abstenciones, se abre un plazo de dos meses en el que se podrá volver a postular cualquier candidato.

De no ser así, se procederá a la disolución de las Cortes y a una nueva convocatoria de elecciones. Estas están previstas para el 25 de diciembre.