Arias Cañete ocupaba su silla en un Consejo de Ministros cuando se aprobó la amnistía fiscal de la que se aprovecharía poco después su mujer.

Pero, pese a las apariencias, Rajoy le otorga a su exministro el beneficio de la duda. "A lo mejor no sabía que su mujer se iba a acoger a la amnistía".

Cuestiones morales al margen, la ley obliga a los altos cargos del Gobierno a inhibirse, cuando, como era el caso, la medida pueda favorecer a su cónyuge.

Arias Cañete todavía no ha explicado públicamente si conocía o no ese potencial beneficio, pero sí le ha contado a García-Margallo que no estaba al tanto. "Cañete me dijo que no tenía ni idea. No se entera mucho de las cosas que tiene su mujer".

Mientras Cañete sigue cumpliendo con sus compromisos como comisario europeo, desde el PSOE piden su dimisión. Crítica a la que se unen Ciudadanos y Podemos, que sostienen que la situación "no se sostiene".