LAS EXUBERANTES CASACADAS DE BURGUESS FALLS PARK

LAS EXUBERANTES CASACADAS DE BURGUESS FALLS PARK

Un país de las maravillas natural

Una de las cataratas más grandes y más impresionantes de todo Tennessee.

A menos de 130 kilómetros de Nashville, en Highland Rim, en el estado de Tennessee, hay un pequeño parque estatal que se ha convertido en una gran atracción turística. Un espacio natural exuberante, de frondosos bosques y senderos, ideales para practicar el senderismo, que además esconde tesoros que merece la pena descubrir.

Un parque en el que se pueden ver maravillosas cascadas que caen en el curso del río Falling Water River, un río que con el paso del tiempo ha formado un profundo cañón en la zona creando la principal y más sorprendente atracción natural del estado, la cascada Burgess Falls.

Burgess Falls State Park, es un parque ideal para los amantes de las actividades al aire libre, en cualquier momento y en cualquier época o día del año, aunque es en primavera y en otoño cuando puede verse en todo su esplendor. Conocido por su belleza natural y por sus cuatro cascadas a distintas alturas, la última, la más espectacular, con sus 40 metros de altura cayendo sobre una profunda garganta, es un auténtico paraíso.

El área fue poblada originalmente por los nativos americanos de las tribus Cherokee y Chickasaw, tribus que utilizaron la tierra como coto de caza hasta finales del siglo XIX, cuando un molino de molienda y un aserradero comenzaron a operar en el río.

Un río que fue utilizado también para generar energía hidroeléctrica para la ciudad de Cookeville desde 1928 y hasta el año 1944. No fue hasta 1973, cuando el territorio se convirtió en un Área Natural del Estado de Tennessee. Un área protegida con diversos hábitats forestales y acuáticos.

Para llegar hasta la cascada, hay que seguir el sendero River Trail, de 2,4 kilómetros que pasa también por las demás cascadas del parque y por una cornisa desde la que se ve como el río cae por el acantilado. En el camino hay una escalera que lleva a la parte de abajo del barranco, donde puedes refrescarte en el agua para después seguir la caminata en los días más cálidos del verano.

2 kilómetros y medio de ida y vuelta, que requieren algo de esfuerzo pero que llevan más allá de las cascadas por un desfiladero impresionante.

Las cascadas del Burgess Falls State Park son caídas en tres niveles con sendero empinado que lleva directo al borde de la caída de agua, pero no es una caminata fácil. La mayoría de la gente prefiere caminar de regreso a lo largo de la carretera de servicio, ya que el camino es extenuante. Y todo alrededor de un valle escarpado y estrecho en el cual el río cae cerca de 76 metros en menos de 2 kilómetros creando así grandes cascadas.

Burgess Falls State Park es famoso por sus cascadas, pero la vida silvestre, la vegetación, las flores silvestres y el Jardín Nativo de Mariposas son todo un espectáculo.

El parque ofrece actividades para toda la familia, pesca debajo de la presa y un paseo en barco hasta la cascada principal. También dispone de un gran pabellón cubierto equipado con parrillas y mesas que se puede reservar para grupos con vistas panorámicas del río.

Burgess Falls están a unos 13 kilómetros al suroeste de Cookeville y son fáciles de encontrar. En la carretera interestatal 40 verás las señalizaciones. El parque estatal y el área natural de Burgess Falls es un país de las maravillas de la belleza con sus escarpados acantilados, sus cascadas, las estrechas crestas, el agua y el frondoso bosque que parece salido de un cuento de hadas. Es un espacio natural ideal para una escapada.

Burgess Falls State Park

Marta Rivas | Madrid
| 24/06/2019

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.