Las Médulas de León

Cuando los romanos se asentaron en Hispania explotaron y desarrollaron los recursos que encontraron. En la provincia de León dieron con el oro en forma de polvo en zonas de tierras de aluvión. De hecho, fue la mina de oro a cielo abierto más grande del Imperio Romano. Esa zona es lo que hoy conocemos como las Médulas, donde había abundante agua y una inclinación del terreno suficiente pendiente como para aprovechar la fuerza hidráulica. La extracción minera hizo que el paisaje cambiase y se transformara, adoptando las formas que aún persisten. Este entorno es Patrimonio de la Humanidad, Monumento Natural y Bien de Interés Cultural.

Las Médulas | Wikipedia

Líneas de Nazca en Perú

El continente americano ha sido la cuna de grandes civilizaciones, como prueba de ello quedan, entre otros restos arqueológicos, las líneas de Nazca. Una serie de jeroglíficos dibujados en las pampas de Jumana, en el desierto de Nazca, situado entre las poblaciones de Nazca y Palpa. La civilización nazca dejó su impronta en la tierra. Se cree que utilizaban cuerdas para la elaboración de los jeroglíficos, ya que uno de sus rasgos más característicos son las líneas tan rectas que los componen. Es Patrimonio de la Humanidad, y se trabaja por protegerlo pues ha sufrido daños irreparables.

Líneas de Nazca | Wikipedia

Goreme en Capadocia, Turquía

El Parque nacional de Goreme reúne un conjunto de valles ubicados en Capadocia en la región de Anatolia. Conforma un entorno paisajístico muy peculiar, donde los primeros asentamientos datan de los siglos III y IV. En este espacio las construcciones no son edificios, si no cavidades excavadas por el hombre en las rocas. De esta forma, las personas de dichos asentamientos se hicieron sus viviendas en cuevas, integrando los templos en la roca. Hoy en día es uno de los mayores atractivos de Turquía y forma parte del Patrimonio de la Humanidad.

Goreme, Capadocia | Wikimedia Commons

Terrazas de arroz en Yuanyang, China

En el condado chino de Yuanyang se encuentra el Paisaje cultural de los arrozales en terrazas de los hani de Honghe. Estos arrozales conforman un sistema único de cultivo de arroz, cuya tradición dura más de mil doscientos años. Las terrazas han aportado una estampa carismática y de diferentes texturas al entorno natural. Según la estación del año en la que nos encontremos, las terrazas adoptan una apariencia distinta. Entre noviembre y marzo los arrozales están llenos de agua, de abril a septiembre el arroz empieza a estar a la vista, y a finales de septiembre y octubre el paisaje se viste de amarillo. En 2013 la UNESCO decidió declarar este paisaje Patrimonio de la Humanidad.

Terrazas de arroz | Wikimedia Commons

Valle salado de Añana en Álava

En el País Vasco hay una salina de interior de una belleza espectacular, que aprovecha el agua de cuatro manantiales salados que brotan de los alrededores, confluyendo finalmente en este valle. Las primeras explotaciones de estas salinas se remontan hasta el siglo IX. El valle está repleto de eras, algunas de ellas sobre pilares, donde se deja evaporar el agua hasta que se obtiene la sal. Forma parte del Patrimonio Histórico de España y además, es un Bien de Interés Cultural.

Salinas de Añana | Wikipedia