No es ningún secreto que la comunicación no verbal es tremendamente importante, y más cuando viajas a otros países. De manera inevitable, la comunicación entre personas muchas veces implica que usemos las manos. Esto hace que lo que digamos aporte más información y, por ende, enriquecerá aún más ese intercambio de datos.

Ahora bien, cuando viajamos al extranjero, puede que haya algunos gestos que puedan llegar a malinterpretarse. De esta manera, puede que surjan algunos incómodos problemas a la hora de comprender qué se está diciendo. Muchos gestos bien intencionados en España podrían interpretarse de otra manera completamente opuesta en otros países. ¿Repasamos algunos datos para que estés informado?

Signo de la paz

Es una de las más populares, sobre todo cuando posamos para una foto… Y sino que se lo digan a los asiáticos. Lo que pocos saben es que este gesto tan habitual puede significar algo completamente distinto en países como Reino Unido, Sudáfrica e incluso Australia. Cuando lo haces con las palmas hacia fuera resulta insignificante e inofensivo. Ahora bien, como lo hagas con el dorso de la mano mirando hacia fuera, estaríamos ante una ofensa. Algo así como levantar el dedo corazón para nosotros. ¡Algo desagradable!

Llamar a alguien con los dedos

Los dedos índice y corazón, sobre todo. Es una forma de llamar a alguien o, incluso, de coqueteo. Se puede utilizar como forma de comunicar algo a tus amigos, entre otras cosas. En cambio, en Filipinas es tremendamente ofensivo ya que ese gesto tan concreto solamente se utiliza para llamar a los perros. Con lo cual, si llamas a alguien con los dedos eres un completo grosero. Tanto es así que hay quien ha sido arrestado por haberlo utilizado en este país. ¡Con cuidado!

Cruzar tus brazos

Normalmente, cuando ves a alguien con los brazos cruzados automáticamente piensas dos cosas: O que tiene frío o que se aburre. Si acaso podría estar ocultando algo o no quieras entrar en la conversación. Sea como sea, no te tomarás a malas ese gesto… A no ser que estés en Finlandia. En este país es una grandísima falta de respeto, puesto que ven este gesto como algo arrogante, un auténtico símbolo de desafío. Si vas a Finlandia y no quieres pelea… será mejor que no lo hagas.

Pulgar arriba | Pxhere

Pulgares arriba

Normalmente, el pulgar hacia arriba es una manera clara de decir que todo va a ir bien. Eso sí, parece que eso no ha llegado a todos los países. Un claro ejemplo lo vemos en Afganistán e Irán, ya que este gesto es sinónimo de meterse en problemas. Concretamente, si unes el pulgar hacia arriba y un movimiento del brazo, lo que buscas es pelear con alguien. Por ese mismo motivo, es mejor no jugársela: Si te gusta algo, sonríe y ni se te ocurra levantar los pulgares puesto que podrían ofenderse, y mucho.

Stop

Cuando dices “¡alto!” sueles levantar y extender el brazo, poniendo la palma dirigida a alguien. Aunque parezca también un gesto de lo más universal… pero no es así. Como es obvio, también se puede interpretar el número cinco. Pero lo que pocos imaginan es que, en Turquía, ese gesto significa que les quieres enviar al mismísimo infierno. ¡Así que ten mucho cuidado!

Cruzar los dedos

Este puede que sea uno de los gestos más conocidos. Sobre todo entre los países occidentales es un claro símbolo de buena suerte, ya que deseas los mejores deseos. Hay otras personas que, incluso, lo utilizan para hacer una promesa a alguien. Pero no en todos los países es así… En Vietnam se refiere nada más y nada menos que al cuerpo femenino. Si haces este gesto hacia alguien podría ser considerado como un insulto.

Señalar con el dedo

En la cultura occidental es muy pero que muy habitual señalar con el dedo índice a aquello que quieres o, incluso, necesitas. Es un auténtico refuerzo en cuanto a la comunicación, ya que llega a evitar en cualquier caso alguna frustración innecesaria. No es el caso de China, puesto que utilizan el dedo corazón. Por ese mismo motivo, si viajas a este país no te sientas ofendido. De hecho, si ellos lo hacen con el dedo índice es porque tienes un serio problema, ya que para ellos es sinónimo de insulto.